Somalia.- Al menos un muerto y seis heridos en una explosión en una escuela islámica para niñas en el sur de Mogadiscio

Actualizado 02/02/2007 23:25:32 CET

MOGADISCIO, 2 Feb. (EP/AP) -

Al menos una persona murió hoy y otras seis resultaron heridas en una explosión registrada en una escuela islámica para mujeres y niñas en el sur de Mogadiscio, según informaron testigos presenciales, siendo uno de los peores ataques desde que el Gobierno interino somalí recuperó el control de la mayor parte del país, hasta diciembre en manos de la Unión de Tribunales Islámicos (UTI).

"Siete personas resultaron heridas, entre ellas dos profesoras", indicó Sahra Hassan Yacquub, de 18 años, quien acude a clase a la escuela Umu-Aisha en el sur de la capital. Posteriormente se supo que uno de ellas murió a consecuencia de las heridas recibidas durante la detonación.

La explosión, que pudo haber sido provocada por un proyectil de mortero accionada por atacantes desconocidos, según indicaron residentes y testigos, ocurrió poco antes del almuerzo en una escuela que cuenta con 110 mujeres y niñas matriculadas.

Según los testigos, todos los heridos eran adultos. "Vi a mi profesora y a su asistente siendo trasladadas inmediatamente al hospital en un minibús", relató Yacquub.

Por su parte, el viceministro de Defensa somalí, Salad Ali Jelle, responsabilizó de los ataques a elementos radicales que todavía permanecen en el país, vinculados a los islamistas, conocidos como 'el Consejo de los Tribunales Islámicos'. "Tenemos sospechosos y conocemos las áreas donde planean atacar", aseguró a Associated Press en una entrevista telefónica, asegurando que éstos serán "castigados".

Por su parte, un miembro de la UTI, apelando al anonimato, aseguró que su movimiento no era el autor del ataque, al que tachó de "levantamiento popular".

Por otra parte, las autoridades kenianas se preparan para deportar a más extranjeros sospechosos de luchar junto a los islamistas en la pasada guerra librada entre el Gobierno de transición somalí, apoyado por tropas etíopes, y los islamistas de la UTI.

Entre los ciudadanos que serán deportados se encuentran un ciudadano estadounidense, buscado por Washington por su implicación con movimientos radicales, cuatro británicos, un francés, una mujer tunecina y varios sirios, sospechosos todos de haber colaborado con los islamistas.

Por su parte, el estadounidense fue arrestado junto a su hijo de nueve años cerca de la frontera somalí, según la un agente de la Policía keniana, quien no pudo precisar la fecha en la que se hará efectiva la deportación.

"Tenemos la confirmación de las autoridades kenianas de que retienen a cuatro nacionales británicos", admitió por su parte una portavoz de la Embajada británica en Kenia, sin dar su nombre, aunque incidió en los esfuerzos diplomáticos para "de forma urgente tener acceso al Consulado para poder confirmar su nacionalidad y ofrecerles asistencia". Asimismo, informó de que los arrestos se practicaron el pasado 20 de enero.

Sin embargo, un funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores keniano, Thuita Mwangi, aseguró no tener información sobre las personas deportadas ni las personas retenidas por los cuerpos de seguridad. Hasta la fecha, Kenia ha deportado al menos a 34 personas a Somalia, incluidas personas con pasaporte canadiense, eritreo y keniano, mientras que retienen a otras 70 personas huidas de Somalia.