Publicado 19/01/2021 13:31CET

Somalia tilda de "mentiras" y "rumores" las informaciones sobre su implicación en la ofensiva de Etiopía en Tigray

El presidente de Somalia, Mohamed Abdullahi Mohamed  'Farmajo'
El presidente de Somalia, Mohamed Abdullahi Mohamed 'Farmajo' - 2019 GETTY IMAGES / RICCARDO SAVI - Archivo

ACNUR pide "ayuda con urgencia" para miles de refugiados eritreos en campamentos en esta región

MADRID, 19 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Somalia ha rechazado las informaciones sobre la supuesta implicación del Ejército del país en la ofensiva de Etiopía en la región de Tigray contra el contra el Frente de Liberación Popular de Tigray (TPLF), que entonces estaba en el poder en esta zona del país.

El ministro de Información somalí, Omsna Abukar Dube, ha tildado estas informaciones de "rumores, mentiras y especulaciones" y ha dicho que "es desafortunado que el Ejército esté siendo manipulado por políticos", según ha informado el portal somalí de noticias Garowe Online.

"Etiopía no contactó con el Ejército de Somalia para que participara en los combates en la región de Tigray", ha dicho, antes de negar igualmente que "se haya enviado a tropas somalíes al campo de batalla por parte de los países en los que reciben entrenamiento", en referencia a Eritrea.

Asimismo, Dube ha cargado contra la "propaganda similar" que ha sido publicada recientemente sobre "el envío de soldados somalíes para participar en los combates en Libia y Azerbaiyán, lo que se ha demostrado que era falso".

Las declaraciones del ministro de Información somalí han llegado después de que Abdisalam Yusuf Guled, un antiguo 'número dos' de los servicios de Inteligencia de Somalia, dijera que unos 400 soldados somalíes habían muerto combatiendo en la ofensiva en Tigray.

La ofensiva del Ejército etíope fue anunciada el 4 de noviembre por el primer ministro, Abiy Ahmed, en respuesta a un ataque por parte del TPLF contra una base de las Fuerzas Armadas en la capital regional, Mekelle, que dejó un número indeterminado de muertos.

La escalada bélica fue sido la culminación de un pulso que comenzó con la llegada al poder de Abiy Ahmed como primer oromo jefe de Gobierno. El TPLF fue el partido fuerte dentro de la coalición que gobernó Etiopía desde 1991, el Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope (EPRDF), sustentada en las etnias.

La Comisión Electoral Nacional de Etiopía (NEBE) ha anunciado este mismo martes la cancelación de la licencia del TPLF tras acusar al grupo de "disturbios armados", lo que implica que los integrantes del partido tampoco podrán actuar en nombre del mismo.

Asimismo, el organismo ha pedido una auditoría de los bienes de la formación y, tras el pago de las deudas que considera que tiene con las autoridades, el resto de fondos se usarán para campañas de educación electoral, según ha informado la cadena de televisión etíope Fana.

Por otra parte, ha dado a otros tres partidos que operan en Tigray --el Partido Democrático Asimba, el Congreso Nacional de Gran Tigray y el Salsay Weyane Tigray-- que den explicaciones sobre sus actividades y su participación en las últimas elecciones regionales antes de adoptar una decisión sobre su estatus.

Dichas elecciones fueron el motivo de la ruptura definitiva entre el TPLF y el Gobierno central, después de que el partido rechazara el aplazamiento de las generales, acusara a Abiy de mantenerse en el poder más allá de su mandato y procediera a celebrar los comicios en Tigray, en los que se hizo casi con la mayoría absoluta.

SITUACIÓN HUMANITARIA

En otro orden de cosas, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha indicado tras lograr acceso a dos campamentos de refugiados eritreos en Tigray que las personas que se encuentran en las instalaciones "necesitan desesperadamente" suministros, tras dos meses aislados a causa del conflicto.

El portavoz del organismo Babar Baloch ha resaltado que ACNUR "encabezó la primera misión humanitaria a los campamentos de refugiados de Mai Aini y Adi Arush" tras lograr permiso por parte de las autoridades y ha añadido que "se necesita ayuda con urgencia" para dar ayuda a decenas de miles de refugiados en esta zona del país.

"Los refugiados quedaron aislados de los suministros y los servicios durante más de dos meses. Los pozos no funcionan sin combustible para el bombeo, lo que dejó a los refugiados teniendo que usar agua de un arroyo cercano para lavarse, cocinar y beber, lo que ha provocado enfermedades similares a la diarrea", ha señalado.

En este sentido, ha apuntado que la única ayuda que recibieron durante ese periodo fue una entrega de alimentos por parte del Programa Mundial de Alimentos (PMA) hace cerca de un mes, motivo por el que ha desvelado que "hay planes en marcha para una segunda distribución" de comida.

"Afortunadamente, los equipos han visto que los edificios y estructuras están intactos en Mai Aini y Adi Harush, incluidas las viviendas de los refugiados, las escuelas y las clínicas, como pocos daños observados", ha manifestado Baloch.

Por contra, ha desvelado que los refugiados han relatado al personal de ACNUR que "si bien no se vieron afectados directamente por los combates, fueron amenazados y acosados por varios grupos armados", por lo que han trasladado que tienen "preocupaciones por su seguridad", especialmente debido a que hay grupos armados que entran en las instalaciones para realizar saqueos.

"ACNUR está trabajando con el Gobierno (de Etiopía) y los socios para establecer nuevamente una presencia regular en los campamentos y lanzar una respuesta fundamentada en la información recopilada. Hemos pedido al Ejecutivo que refuerce la seguridad en ambos campamentos", ha explicado.

Baloch ha lamentado además que el organismo no ha logrado acceso a los campamentos de refugiados de Shimelba y Hitsats desde noviembre y ha apuntado a informes sobre "daños significativos" en las instalaciones y sobre la huida de "muchos refugiados" para "buscar seguridad y comida".

"Unos 5.000 refugiados eritreos han hallado su camino hacia la ciudad de Shire y viven allí en condiciones duras, muchos de ellos durmiendo al raso en los alrededores de la localidad, sin agua ni comida", ha dicho Baloch, quien ha destacado que ACNUR "reitera el llamamiento de la ONU para un "acceso total y sin impedimentos a todos los refugiados en Tigray".

Para leer más