Actualizado 16/01/2007 18:13 CET

Sri Lanka.- Mueren cuatro soldados ceilandeses y 12 rebeldes tamiles en enfrentamientos en en este de Sri Lanka

COLOMBO, 16 Ene. (EP/AP) -

Al menos 16 personas han fallecido hoy en un enfrentamiento entre el Ejército de Sri Lanka y los rebeldes del Ejército de Liberación de la Tierra Tamil (LTTE) en el este del país, informaron fuentes oficiales, quienes admitieron la muerte de cuatro soldados ceilandeses, mientras que los rebeldes tamiles confirmaron la muerte de 12 de sus milicianos.

No obstante, el portavoz del Ejército, el mayor Upali Rajapakse, aseguró que la Infantería militar tomó posiciones estratégicas en una zona controlada por el LTTE, apoyadas por aviones militares que bombardearon el campo de la guerrilla tamil en el barrio de Verugal, en el distrito de Batticaloa, al este del país, y abatieron al menos a 30 de los rebeldes tamiles.

Mientras, una Web pro-tamil, citando un portavoz del LTTE, reconoció sólo la muerte de 12 guerrilleros y otros siete heridos y, por su parte, TamilNet cifró en 40 los soldados ceilandeses muertos en combate.

Por otra parte, otros cinco soldados y dos policías murieron hoy en dos atentados con bomba diferentes, ambos perpetrados en la localidad de Vavuniya, a 210 kilómetros al norte de la capital, Colombo, cuya autoría se atribuye al LTTE.

Los ataques se han producido tras conocer la existencia de cámaras de tortura presuntamente utilizadas por los Tigres Tamiles para castigar a los rebeldes convictos y espías, algunos de ellos mujeres, descubiertas en los campos de la guerrilla en el este de Sri Lanka, en el districto de Ampara, según anunció el ministro de Defensa ceilandés.

En uno de los campos las cámaras de tortura y los calabozos estaban destinados a rebeldes convictos e informadores, incluidas mujeres", aseguró el Centro Nacional de Seguridad a través de un comunicado publicado en su página web este lunes.

Las presuntas cámaras de tortura eran pequeñas, según explica el comunicado, que detalla que "a muchos de los niños que se rendían a los tigres tamiles se les mostraban los métodos de castigo amenazándoles con él si trataban de escapar", asegura el comunicado.

Asimismo, el portavoz jefe del Ejército ceilandés, el brigadista Prasad Samarasinghe, aseguró hoy que "cinco fugados que se han entregado han dicho a los funcionarios (gubernamentales) que el centro era empleado por los rebeldes para castigar a disidentes".

Por su parte, el LTTE aseguró que las celdas eran empleadas para retener a rebeldes escindidos del grupo y miembros de otra facción rebelde, al tiempo que insiste en que la instalación fue abandonada hace un año y denuncia que el Gobierno pretende "desacreditar la imagen" del LTTE, según explicó el portavoz rebelde en Kilinochchi, Rasiah Ilanthirayan.