Sudán.- El jefe de la misión conjunta UE-UA en Darfur asegura que estará "operativa" en tres meses

Actualizado 10/09/2007 21:03:09 CET

JARTUM, 10 Sep. (EP/AP) -

El jefe de la misión conjunta de la Unión Europea y la Unión Africana de mantenimiento de la paz en la región conflictiva sudanesa de Darfur, en el oeste del país, Rodolphe Adada, aseguró hoy que la misión será desplegada y estará "operativa" para mejorar la seguridad en la zona en un plazo de tres meses.

Adada explicó que los países que contribuyen con efectivos a la misión, integrada por un contingente de 26.000 soldados, ya han comprometido más tropas de las necesarias, al tiempo que destacó que espera que los soldados en misión de paz estén desplegados en Darfur en octubre.

"Eso no significa que todos los elementos de la fuerza estén sobre el terreno (para entonces), pero estará operativa (la misión)", reconoció ayer en una entrevista con la agencia AP.

La misión, en la que quedará integrada la misión de la Unión Africana compuesta por 7.000 soldados desplegada en Darfur desde junio de 2004, podría empezar a funcionar con unos 10.000 efectivos, incluidos estos 7.000, según valoró el jefe de la misión (conocida por su acrónimo en inglés, UNAMID).

En este sentido, reconoció que se cumplirá la fecha límite de despliegue del contingente de paz que marcó el Consejo de Seguridad de la ONU, el 31 de diciembre, fecha en la que el nuevo contingente deberá haber sustituido a la de la Unión Africana. "Esperamos estar con todos los efectivos para marzo (de 2008)", explicó.

El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, quien visitó Darfur la semana pasada para exigir el fin del conflicto, advirtió del "enorme y complejo" desafío logístico al que se enfrenta UNAMID.

Una de las principales debilidades del actual contingente de la Unión Africana en Darfur, incidió Adada, es que su mandato se centra más en supervisar la violencia que en impedirla, mientras que las reglas de acción de la nueva misión permitirá proteger a un mayor nivel a la población civil, además de dar mandato a las tropas para disparar en defensa propia o de civiles.

La resolución de la ONU que dio pie al establecimiento de la misión se aprobó bajo el capítulo 7 de la Carta Fundacional de Naciones Unidas, que permite un mayor uso de la fuerza para garantizar la paz. Diplomáticos de la ONU aseguran que las reglas de acción de UNAMID deberían ser aprobadas y firmadas el próximo 21 de septiembre cuando se reúna la Asamblea General de la ONU.

"Devolver la seguridad (a Darfur) será nuestra prioridad máxima, todo lo demás vendrá después", admitió Adada, de 61 años y ex ministro de Asuntos Exteriores de la República de Congo. En este sentido, aclaró que 6.000 agentes de policía y soldados se centrarán desde el principio en pacificar los campamentos de refugiados de Darfur, donde se alojan 2,5 millones de personas, que suponen un tercio de la población de la región.

Con un total de 31.000 empleados --cerca de 20.000 soldados, 6.000 policías y 5.000 civiles, UNAMID será una de las mayores misiones auspiciadas por Naciones Unidas, con un presupuesto inicial de 2.500 millones de dólares anual, explicó Adada, que servirá además para construir siete campamentos para dar acoger a la fuerza en Darfur.

DIRECCIÓN DEL CONTINGENTE

Una de las principales incógnitas de la misión sigue siendo la dirección del contingente, que permanecerá bajo vigilancia de la UE y Unión Africana. El Ejecutivo de Jartum ha rechazado otra resolución previa del Consejo de Seguridad para aprobar una misión de paz de la ONU, y la actual misión híbrida sólo fue aceptada por Jartum tras meses de negociaciones y después de recibir garantías de que la misión, en palabras del presidente de Sudán, Omar al Bachir, tendría marcado "carácter africano", si bien Adada explicó que el contigente, respetando este principio, no obstante reunirá tropas de 90 nacionalidades.

Ingenieros y helicópteros de la misión seguramente vendrán de países no africanos, explicó el jefe de UNAMID, quien informará, según dijo, de los equipos y vehículos blindados necesarios al secretario general de la ONU y a la Unión Africana, aunque incidió "el día a día de las operaciones se hará en acuerdo total con los procedimientos de la ONU, como todas las demás operaciones del organismo en el resto del mundo".

A pesar de que el Gobierno de Jartum rechaza acusaciones sobre su obstrucción a la labor de las misiones de paz en Darfur y de las agencias de ayuda humanitaria, además de haber sido acusado por Naciones Unidas y el Tribunal Penal Internacional (TPI) en La Haya de alentar la violencia contra los civiles y rebeles de Darfur asistiendo a la milicia musulamana 'janjaweed', Adada aseguró que el Gobierno sudanés ha dado garantías de que cooperará con la nueva misión. "No tengo motivos para temer el futuro", concluyó.