Actualizado 13/03/2007 17:22 CET

Sudán.- Sudán rechaza el informe de la ONU sobre Darfur y se niega a aceptar consideraciones del Consejo de DDHH

GINEBRA, 13 Mar. (EP/AP) -

El Gobierno de Sudán acusó hoy a la misión de la ONU autora de un crítico informe sobre la situación en Darfur de no ser imparcial y aseguró que no aceptará consideraciones del Consejo de Derechos Humanos de la organización internacional sobre las conclusiones del texto.

En el informe presentado ayer, el grupo de observación dirigido por la premio Nobel de la Paz Joddy Williams acusaba al Ejecutivo sudanés de haber "orquestado y participado" en los crímenes a gran escala perpetrados contra la población civil de la región de Darfur, donde la situación continúa empeorando.

En declaraciones hoy ante el Consejo, el ministro de Justicia sudanés, Mohamed Ali al Mardi, aseguró que, tras recibir el mandato para la elaboración del informe, Jody Williams adoptó "una actitud preconcebida y hostil contra Sudán, como se apreció en sus declaraciones a los medios y sus encuentros con los deferentes grupos regionales en Ginebra.

Por ello, según Al Mardi, Sudán se opone "fuerte y decididamente" a cualquier consideración que haga el Consejo sobre el informe. "Cualquier intento de otorgar legitimidad a esta misión constituirá un serio y peligroso precedente a los ojos, no sólo de Sudán, sino de muchos miembros de este estimado Consejo", sentenció, en un discurso ante los 47 miembros del cuerpo de la ONU.

Además, el ministro aseguró que dos de los seis miembros del equipo finalmente no pudieron participar, con lo que la misión "no es válida". "No puede estar en una posición para cumplir de manera efectiva y objetiva su mandato especificado por decisión de esta institución", dijo.

Según fuentes de la ONU, el embajador indonesio, Makarim Wibisono, se retiró de la comisión de observación, el único en dar este paso. Mientras, el embajador de Gabón, Patrice Tonda, tuvo que volver a Ginebra mientras la misión esperaba los visados para entrar en Sudán, que nunca llegaron.

Además, Al Mardi también se quejó de que el embajador mexicano, Luis Alfonso de Alba, presidente del Consejo de Derechos Humanos, no consultó de manera adecuada a los grupos de delegaciones antes de hacer los nombramientos para el equipo.