Actualizado 26/04/2007 17:49 CET

Suecia.- Ericsson aumentó un 27% su beneficio neto trimestral, hasta 633,8 millones

MADRID, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

Ericsson cerró el primer trimestre del año con un beneficio neto de 5.800 millones de coronas suecas (633,8 millones de euros), lo que se traduce en un incremento del 27% respecto al mismo trimestre del año anterior, informó hoy la compañía sueca.

El fabricante de componentes de telecomunicaciones facturó 42.200 millones de coronas suecas (4.611,4 millones de euros) entre enero y marzo, un 7% más que el año anterior, mientras que el resultado bruto de explotación (Ebitda) se situó en 23.800 millones de coronas suecas (2.600,75 millones de euros).

"Hemos cerrado otro trimestre de sólido comportamiento y ganancias en cuota de mercado en un escenario de crecimiento estable", señaló Carl-Henric Svanberg, presidente y consejero delegado de Ericsson.

El área de redes aumentó un 5%, hasta 29.300 millones de coronas suecas (3.201,7 millones de euros), apoyada tanto en las redes fijas como en las móviles, mientras que el sector multimedia facturó 3.400 millones de coronas suecas (371,5 millones de euros) en el trimestre, un 19% más que el año anterior.

Los servicios profesionales progresaron un 15%, hasta 9.500 millones de coronas suecas (1.038,1 millones de euros) gracias a los acuerdos alcanzados con las principales operadoras, como Orange, Vodafone y Movistar, entre otros factores.

Paralelamente, la división de telefonía móvil Sony Ericsson registró un beneficio neto de 254 millones de euros durante el primer trimestre del ejercicio, lo que supuso multiplicar por más de dos la cifra registrada entre enero y marzo de 2005.

Las ventas de terminales ascendieron a 2.925 millones de euros, un 47% más que el año anterior. En el primer trimestre, la compañía vendió 21,8 millones de teléfonos, un 63% más, a un precio medio de 134 euros, por debajo de los 149 euros del año pasado.

Por áreas geográficas, la compañía destacó Europa Occidental, que mostró un crecimiento mejor al esperado, debido al aumento de los servicios de tráfico de voz y a la aceleración en las redes de banda ancha. Esto dio lugar a una mayor inversión en infraestructuras por parte de las operadoras, en especial en los países del Sur de Europa.