Suiza.- Ex directivos de UBS devuelven hasta 45 millones en bonus

Actualizado 27/11/2008 15:43:43 CET

LUCERNA (SUIZA), 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

Varios ex directivos del banco suizo UBS, entre los que se incluye su ex presidente Marcel Ospel, han devuelto a la entidad hasta 70 millones de francos suizos (45 millones de euros) que habían percibido en concepto de bonus, según indicó el actual presidente de UBS, Peter Kurer.

En el transcurso de su intervención en la junta general extraordinaria de la entidad helvética, Kurer precisó que hasta la fecha el ex consejero delegado del banco, Peter Wuffi había reembolsado 12 millones de francos suizos (8 millones de euros), mientras que el ex presidente de UBS Marcel Ospel y los ex directivos Stephan Haeringer y Marco Suter, habían devuelto 33 millones de francos (21 millones de euros).

Asimismo, Kurer indicó que otros ex directivos de la entidad habían renunciado al cobro de unos 22 millones de francos suizos (14 millones de euros).

"Damos la bienvenida a estas decisiones que han sido tomadas en interés del banco y que sitúan a UBS como líder en esta cuestión", dijo Kurer ante 2.395 accionistas. "Sobra decir que me gustaría ver más renuncias o devoluciones de bonus en interés del banco y mantenemos conversaciones a este respecto", añadió.

NO PREVÉ NUEVAS AMORTIZACIONES TRAS LA INTERVENCIÓN DEL ESTADO.

UBS se vio forzado a recibir ayuda por parte del Banco Nacional de Suiza junto al que creará un vehículo de inversión con el propósito de sacar de su balance hasta 60.000 millones de dólares (46.510 millones de euros) en activos ilíquidos, lo que reducirá "considerablemente" la exposición de UBS al mercado inmobiliario de EEUU.

"De este modo, no necesitaremos realizar amortizaciones de futuras pérdidas en nuestro balance respecto a los activos que serán transferidos a este vehículo de inversión, lo que reducirá considerablemente la incertidumbre de nuestros accionistas y clientes", dijo Kurer.

Por este motivo, UBS sometió a la aprobación de sus accionistas, que respaldaron con el 98,53% de los votos, la emisión de bonos convertibles por importe de unos 6.000 millones de francos suizos (4.648 millones de euros) con vencimiento a 30 meses y pagarán un cupón nominal del 12,5% que serán suscritos por el Estado suizo ante la dificultad para encontrar inversores privados.