El Supremo de Sri Lanka suspende la aplicación del decreto de disolución del Parlamento firmado por Sirisena

El presidente de Sri Lanka, Maithripala Sirisena
REUTERS / POOL NEW - Archivo
Publicado 13/11/2018 18:53:33CET

MADRID, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Supremo de Sri Lanka ha suspendido este lunes la aplicación del decreto del presidente, Maithripala Sirisena, para disolver el Parlamento, en medio de la crisis política que sacude el país desde hace semanas.

Según las informaciones recogidas por el diario local 'Daily Mirror', la decisión ha sido adoptada para permitir revisar las peticiones formuladas por los opositores y críticos con Sirisena sobre la legalidad del decreto.

Expertos legales consultados por la agencia británica de noticias Reuters señalaron el viernes que el Parlamento sólo puede ser disuelto una vez pasados cuatro años y medio desde las parlamentarias, celebradas en 2015, a través de un referéndum o con la aprobación de dos tercios de los parlamentarios.

Por el momento no está claro a qué cláusula legal se acoge Sirisena para disolver el organismo, si bien estos expertos resaltaron que estas existen. La disolución derivaría en la celebración de elecciones entre enero y febrero.

Sirisena decidió el pasado 26 de octubre cesar al primer ministro, Ranil Wickremesinghe, y colocar en su lugar al ex presidente Mahinda Rajapaksa sin permitir que la sede legislativa se pronuncie al respecto.

Asimismo, cesó al resto del Gabinete ceilandés, en medio de las investigaciones por un supuesto complot para acabar con la vida del presidente en el que estaría implicado un alto cargo policial.

El mandatario rompía así la frágil coalición de Gobierno, formada por los partidos de Sirisena y de Wickremesinghe y debilitada tras las elecciones locales del pasado mes de febrero, en las que ambos fueron superados por la formación de Rajapaksa.

Sirisena disolvió también el Congreso al menos hasta el 16 de noviembre, provocando así la ira del primer ministro cesado, que ostenta la mayoría parlamentaria, y del presidente del Parlamento de Sri Lanka, Karu Jayasuriya , que le exigió restaurar el Poder Legislativo.

Ante la creciente presión interna, el presidente accedió a convocar a los diputados para el lunes, si bien la sesión prevista para el 5 de noviembre finalmente no tuvo lugar.

"Esta serie de eventos solo puede describirse como un golpe de Estado, aunque no se hayan usado armas ni tanques", dijo Jayasuriya en una carta fechada el lunes y enviada a diplomáticos extranjeros.

Así, dejó claro que la mayoría de los diputados cree que este cambio en el Gobierno es inconstitucional. Además, denunció que algunos legisladores han sido tentados con sobornos de dinero y cargos ministeriales a cambio de respaldar a Rajapaksa.