Túnez estrena los debates televisados en un nuevo paso de su joven democracia

Publicado 08/09/2019 14:09:53CET
Debate de las elecciones presidenciales televisado en una cafetería de Túnez
Debate de las elecciones presidenciales televisado en una cafetería de TúnezREUTERS / ZOUBEIR SOUISSI

TÚNEZ, 8 Sep. (Reuters/EP) -

En la noche del sábado ocho candidatos a la Presidencia de Túnez participaron en el que se ha convertido en el primer debate electoral de la joven democracia tunecina. El país elige a su próximo presidente en los comicios del 15 de septiembre.

Túnez ya ha celebrado otras elecciones desde la Revolución de los Jazmines de 2011 que puso fin al régimen del autócrata Zine el Abidine Ben Alí, pero nunca antes se había realizado un debate en la televisión.

"Tengo una lista de favoritos y unos pocos que no son favoritos. Espero ver cómo reaccionan a las preguntas, cómo afrontan las que no conocen previamente", ha explicado un informático de 31 años, Mohamed Mazhud, que ha visto el debate en un café de la capital.

Mohamed ha venido a esta cafetería con su hermano Alí, de 25 años, y tres amigos más para poder ver el debate de los candidatos, al menos parte de ellos, ya que para el domingo o el lunes quedan otros 18 candidatos que no han podido participar en esta primera sesión.

Entre los candidatos del sábado están Abdelfatá Murú, primer candidato presidencial presentado por el partido islamista moderado Ennahda; el ex primer ministro Mehdi Yomá y el expresidente Moncef Marzuki. También está Abir Musi, una de las dos mujeres candidatas. Musi es simpatizante del expresidente Ben Alí.

Otro candidato destacado, el empresario de medios de comunicación Nabil Karui, está detenido por presuntos delitos de fraude y blanqueo de capitales. Karui niega estos cargos y asegura que se trata de un proceso con motivaciones políticas. En el turno que le corresponda habrá un atril vacío en representación de Karui.

Pese a la novedad que supone el debate, en muchas de las cafeterías de Túnez ponían en las pantallas el partido de fútbol entre Francia y Albania y en las últimas elecciones la participación se situó en torno al 30 por ciento. También cabe la posibilidad que la gente que tuviera más interés en el debate optara por verlo en sus casas, con más calma.

"No me importa el debate y no quiero verlo", ha explicado Rida Ben Salem, de 53 años, que jugaba a las cartas en otra cafetería. Ben Salem ha explicado que gana 400 dinares al mes (120 euros) vendiendo por las calles higos chumbos. "No necesito esta democracia. La democracia es para los ricos, no para los pobres como nosotros", ha reprochado.

En otra cafetería situada más en el centro de la ciudad y que sí ponía el debate en pantalla, el ingeniero Saidan Abdelsettar ha asegurado que irá a votar. "Hasta ahora no puedo decir un candidato que destaque, pero los debates ayudan porque me dan una idea de cómo se presentan a sí mismos", ha indicado.

Contador

Para leer más