Actualizado 27/06/2007 16:39 CET

UE.-La CE autoriza la garantía de 900 millones que Austria acordó en 2006 para salvar al banco BAWAG- PSK

BRUSELAS, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea dio hoy por buena la garantía de 900 millones de euros que el Gobierno de Austria concedió en 2006 al cuarto banco del país, el BAWAG- PSK, que se encontraba en crisis debido a las pérdidas registradas por sus inversiones en bolsa en años anteriores. Bruselas autorizó esta ayuda pública siempre que se acompañen de la ejecución de un plan de reestructuración y de medidas de compensación a las que también dio su consentimiento.

Bruselas explicó en un comunicado que BAWAG-PSK está activo en todos los sectores de servicios financieros, tanto en Austria como en el extranjero. Dispone de la mayor red de distribución del país, que costa de unas 157 sucursales BAWAG y unas 1.300 ventanillas PSK en las oficinas de correos. Su clientela asciende a 1,2 millones de particulares y más de 60.000 empresas.

La entidad registró numerosas pérdidas entre 1995 y 2004 fruto de inversiones financieras especulativas que le hicieron perder tanto dinero que no pudo cerrar el ejercicio de 2005. La situación se empeoró cuando, alertados por las noticias que salieron en la prensa, numerosos clientes retiraron importantes cantidades de sus libretas de ahorro en la primavera de 2005.

Para evitar la quiebra del banco, el parlamentó austriaco adoptó una ley específica que prevé una garantía financiera de 900 millones de euros, que fue aprobada en 2006 y que hoy recibió el visto bueno de Bruselas, después de la investigación que abrió el año pasado para verificar su compatibilidad con las reglas comunitarias en materia de ayudas públicas.

La luz verde de la Comisión llegó después de examinar el plan de reestructuración que aprobaron los nuevos propietarios de un banco que fue propiedad íntegra de la Federación Austriaca de Sindicatos hasta 2006, cuando fue adquirido por un consorcio encabezado por el fondo de inversión estadounidense Cerberus Capital Management, que inyectó un capital adicional de 600 millones de euros.

Por otra parte, Bruselas indica que tendrán también que aplicarse medidas compensatorias consistentes en la cesión de ciertos activos y la reducción de ciertas actividades comerciales, con el objetivo de limitar estrictamente la distorsión de la competencia que provoca la ayuda pública.