26 de febrero de 2020
 
Actualizado 16/10/2007 21:03:03 CET

UE.- La CE dice que las deficiencias en las importaciones de carne de Brasil pueden resolverse "fácilmente"

Kyprianou aleja la posibilidad de un embargo comercial desde finales de año

BRUSELAS, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

El comisario de Sanidad, Markos Kyprianou, aseguró hoy que las "deficiencias" detectadas en las importaciones de carne brasileña a la UE pueden resolverse "fácilmente" antes de finales de año, con lo que alejó la posibilidad de que los Veintisiete impongan un embargo comercial a Brasil, tal y como exigen los productores de Irlanda y Reino Unido.

Kyprianou hizo estas declaraciones tras reunirse con el ministro brasileño de Agricultura, Reinhold Stephanes, que se comprometió a cumplir dentro del plazo todos los requisitos que impone Bruselas, aunque subrayó que su carne es de calidad "óptima" y se exporta a 140 países que "nunca han planteado problemas". "El mercado europeo es el más exigente en cuestión de calidad", dijo el ministro brasileño.

El comisario de Sanidad anunció que el Ejecutivo comunitario enviará 3 nuevas misiones de expertos a Brasil durante el mes de noviembre y tomará una decisión a finales de año. "Creo que los problemas pendientes pueden resolverse bastante fácilmente", recalcó Kyprianou. Reiteró que su prioridad es la salud y seguridad de los consumidores europeos, pero aseguró que no quiere introducir "restricciones comerciales innecesarias".

Dependiendo de los resultados de las misiones de expertos y de la "seriedad de las deficiencias" detectadas, la Comisión adoptará las medidas necesarias, que no deben desembocar necesariamente en una prohibición de importaciones, sino que podrían consistir también en mayores controles o requisitos reforzados de certificación, según Kyprianou. En todo caso, dejó claro que en estos momentos "las circunstancias no justifican la introducción inmediata de una prohibición comercial".

No obstante, agregó que si las "debilidades y deficiencias" del sistema de control brasileño continúan "durante un largo periodo de tiempo" exigirán "una respuesta de nuestra parte y la introducción de medidas de control".

Stephanes admitió que Brasil no respeta "algunas de las exigencias" de la UE, aunque recalcó que se trata de "requisitos que sólo la UE impone". "Tenemos la certidumbre de que todas las exigencias que nos han planteado serán atendidas. Muchas de ellas ya se han cumplido, otras están en proceso y el resto se cumplirán dentro del plazo", insistió el ministro.