Actualizado 30/06/2007 20:54 CET

UE.- Portugal confirma que continuará las negociaciones de adhesión con Turquía pese a la oposición de Sarkozy

LISBOA, 30 Jun. (Del enviado especial de EUROPA PRESS, Juan Sanhermelando) -

El primer ministro portugués, José Sócrates, que asumirá mañana la presidencia semestral de la Unión Europea, confirmó hoy que su intención es continuar las negociaciones de adhesión con Turquía y abrir nuevos capítulos pese a la pretensión del presidente francés, Nicolas Sarkozy, de interrumpir el proceso.

"Al abordar el tema turco debemos ser en primer lugar leales a lo que hemos prometido (...) Vamos a abrir nuevos capítulos y estoy seguro de que todos los líderes europeos estarán de acuerdo con esto", dijo Sócrates en rueda de prensa. A su juicio, durante las negociaciones no hay que ir con "prisa" sino "tomarse el tiempo necesario" para avanzar.

Explicó que en las negociaciones con Turquía está en juego la "credibilidad" de la Unión Europea y otras "cuestiones estratégicas" como "la relación con el mundo islámico". La ampliación es un "tema muy serio" y está también en juego la "estabilidad de los Balcanes", añadió.

En todo caso, admitió que si Sarkozy insiste en celebrar un debate sobre las fronteras en la UE en la cumbre de diciembre, la propuesta se discutirá. "Estoy seguro de que todos los líderes políticos actuarán de manera responsable para defender el prestigio y la credibilidad de Europa", dijo.

Por su parte, su ministro de Asuntos Exteriores, Luis Amado, subrayó que detener las negociaciones con Turquía enviaría una "señal muy mala", sobre todo al mundo islámico, y abogó por retrasar el debate sobre un tema "tan divisivo" al menos hasta que se haya cerrado definitivamente la redacción del Tratado constitucional.

REALISMO Y PRAGMATISMO CON RUSIA

En cuanto a las relaciones con Rusia, Sócrates señaló que "no son uno de los problemas más fáciles" pero que su intención es "negociar con realismo y pragmatismo" para ver si es posible levantar el embargo de Moscú a la carne polaca y poder lanzar las negociaciones para un nuevo Acuerdo de Asociación que incluya un importante capítulo sobre energía.

El primer ministro portugués insistió en que la historia de Rusia está estrechamente entrelazada con la de Europa y que lo importante ahora es "reducir el nivel de tensión". A su juicio, las relaciones entre la UE y Rusia no pueden basarse en "juicios morales" porque eso lleva sólo a la "confrontación" y a la "ausencia de diálogo".