Actualizado 25/10/2007 21:22 CET

UE/Rusia.- La energía, los Derechos humanos y el comercio serán las claves del debate entre la UE y Rusia

LISBOA, 25 Oct. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, Patricia Ferro) -

La Unión Europea y Rusia aprovecharán la cumbre que mañana celebran en la localidad lusa de Mafra, a unos 100 kilómetros al norte de Lisboa, para identificar las claves necesarias para profundizar la cooperación. Además, pondrán en marcha un mecanismo de alerta rápida sobre problemas de suministro energético, discutirán sobre la entrada de Rusia en la Organización Mundial de Comercio (OMC) y se planteará al presidente Putin asuntos relacionados con los Derechos Humanos y la libertad de expresión en Rusia.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, indicó hoy que esta vigésima cumbre con Rusia es "la ocasión para identificar en conjunto las acciones a llevar a cabo para profundizar en la cooperación" entre los Veintisiete y Moscú. Aunque reconoció que "subsisten ciertos problemas sin resolver", indicó que ambas partes se están esforzando para resolverlos "a través de un diálogo político y abierto".

Uno de esos problemas sin resolver y que no encontrarán solución en la Cumbre de mañana son las negociaciones para un nuevo Acuerdo entre la UE y Rusia que sustituya al actual, que caduca a finales de año, y que regule las relaciones en materia de energía, tal como indicó el secretario de Estado de Asuntos Europeos de Portugal, Manuel Lobo Antunes, cuyo país ocupa la presidencia de turno de la UE.

"Desgraciadamente, el inicio de negociaciones sobre un nuevo Acuerdo entre la UE y Rusia sigue estancado. Las restricciones para la importación de carne y productos vegetales polacos por parte de Rusia sigue siendo una grave traba para que empiecen esas negociaciones", explicó Antunes.

Sin embargo, en Mafra la UE y Rusia si pondrán en marcha un mecanismo de alerta rápida sobre problemas de suministro energético porque debido a "la interdependencia de ambos en el dominio de la energía, es esencial aumentar la confianza y reforzar la mutua cooperación", indicó el político luso.

El objetivo de este mecanismo de alerta rápida, que se basará en un sistema reforzado de intercambio de información entre Moscú y Bruselas, es tratar de evitar situaciones como la que se produjo a principios de 2006, cuando Rusia cortó a Ucrania el gas por discrepancias en el precio y el conflicto acabó dejando sin suministro a varios países de la UE.

Además, la UE le presentará al presidente ruso, Vladimir Putin, el paquete de liberalización energética propuesto por la Comisión el mes pasado, que incluye un mecanismo para restringir la entrada en Europa de empresas energéticas extranjeras -como la rusa Gazprom o la argelina Sonatrach- salvo que sus países de origen autoricen inversiones de grupos energéticos comunitarios.

Antunes anunció que la presidencia portuguesa pedirá a Moscú que aplique los principios de "transparencia, no discriminación y previsibilidad" para que las empresas energéticas europeas puedan invertir en Rusia. "Instaremos a Rusia a evitar el recurso a políticas de acompañamiento, como medio ambiente o fiscalidad, para dificultar las inversiones existentes o crear obstáculos a nuevas inversiones", recalcó el secretario de Estado.

DEMOCRACIA Y DERECHOS HUMANOS

Otro de los asuntos que serán abordados en la cumbre, tanto por la presidencia portuguesa como por la Comisión Europea, es que Moscú acepte la presencia de observadores de la OSCE en las elecciones legislativas que se celebrarán en diciembre y en las presidenciales de marzo. "La UE ha expresado repetidamente sus preocupaciones sobre la aplicación de los principios democráticos y los compromisos sobre Derechos Humanos en Rusia. (...) Las elecciones serán un test importante y esperamos que Rusia invite a los observadores de la OSCE", dijo la comisaria de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner.

Además, se le plantearán a Putin "nuestras preocupaciones en materia de Derechos Humanos, como las limitaciones a la libertad de prensa, los ataques a periodistas o la presión sobre las ONG", indicó la comisaria.

EL INTERCAMBIO COMERCIAL

El comercio entre los dos bloques también estará sobre la mesa. No se puede olvidar que Rusia es el tercer socio comercial de la UE, después de Estados Unidos y China, y en 2006, representó el 6,2 por ciento de las exportaciones, unos 1.159 millones de euros, y el 10,4 por ciento de la importaciones de la UE, el equivalente a 1.352 millones de euros.

Se discutirá sobre la entrada de Rusia a la OMC y se firmará un acuerdo para incrementar la cantidad de acero que Rusia puede exportar a la UE. Asimismo, se rubricará un memorando de entendimiento entre el Observatorio Europeo sobre las Drogas y el órgano homólogo ruso, según Ferrero-Waldner.

La comisaria adelantó que Moscú anunciará durante la cumbre de Mafra una "importante contribución financiera" a varios programas transfronterizos de cooperación liderados por la UE para reducir la congestión de tráfico en los puntos fronterizos entre Rusia y los países Bálticos, ya que "50 kilómetros de colas no son aceptables para la UE", apuntó.

Uno de los asuntos que enturbian las relaciones entre la UE y Rusia, es que Moscú todavía no ha firmado el acuerdo para acabar progresivamente con los recargos que aplica a los vuelos que pasan por Siberia pese a que se comprometió a hacerlo antes de Mafra.

Sin embargo, pese a estos problemas, las relaciones entre la UE y Rusia "evolucionan bien de manera general y son mucho mejores que el retrato que se hace en la prensa internacional", consideró el comisario portugués. En el mismo sentido se expresó la comisaria Ferrero-Waldner, que recalcó ante los eurodiputados que "Rusia no sólo es un vecino cercano sino que para nosotros es un socio estratégico".

La delegación de la UE en Mafra estará liderada por el primer ministro luso y presidente en ejercicio del Consejo, José Sócrates, por Durao Barroso, el Alto Representante para la Política Externa, Javier Solana, el jefe de la diplomacia lusa y presidente en ejercicio del Consejo de Ministros de la UE, Luis Amado, la comisaria europea Ferrero-Waldner, y el comisario para el Comercio, Peter Mandelson.

Por parte de la Federación Rusa, estarán el presidente Putin, el ministro de Exteriores, Serguei Lavrov, el asesor del Kremlin para las relaciones con la UE, Serguei Iastrmjembski, y el ministro de Educación y Ciencia, Andrei Fursenko.