Actualizado 31/05/2007 20:55 CET

UE.-Salgado sugiere a la CE que ofrezca una definición de "espacio sin humo" en el que no se permite fumar

BRUSELAS, 31 May. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Sanidad, Elena Salgado, sugirió hoy a la Comisión Europea que elabore una definición sobre lo que significa exactamente el concepto "espacio sin humo", debido a la distinta concepción que hacen de él las diversas leyes europeas antitabaco y teniendo en cuenta que, según dijo, el comité nacional de prevención del tabaquismo en España insiste en que no basta con un lugar que tenga "ventilación".

Salgado hizo esta propuesta durante el "vivo" debate que celebró con sus homólogos europeos sobre las distintas medidas que están tomando los países de la UE para prohibir fumar en lugares públicos.

En rueda de prensa posterior, indicó que pidió que "la Comisión, en la medida (en) que le resulte posible, haga una definición de cuándo un espacio puede considerarse un espacio sin humo". En este sentido, apuntó que algunos países tienen una legislación "muy rigurosa donde directamente no se permite fumar en ningún espacio público", mientras que "hay otros que han decidido establecer lugares donde se puede fumar, que a veces tienen ventilaciones de distinto tipo y a veces están completamente separados".

Para Salgado, los lugares con ventilación especial y aquellos que tienen una separación física entre zonas de fumadores y las que no lo son "no deben tratarse igual" y se refirió a que "nuestro comité nacional de prevención del tabaquismo ha dicho varias veces que la ventilación no es suficiente para que un espacio pueda considerase libre de humos".

Apuntó que "la legislación española, la ley que se aprobó en el Parlamento" establece "la necesidad de una separación física continua" y "no permite considerar como tal una simple ventilación".

En términos generales, Salgado señaló que en el debate entre los ministros europeos se constató que "la mayoría de los países están estableciendo normas bastante estrictas" y que "incluso algunos de ellos están haciendo más estrictas normas ya existentes".

Añadió que los ministros coincidieron en que "las prohibiciones absolutas tienen mejores efectos sobre la salud que unas prohibiciones relativas" y que ella intervino para recalcar que "una norma europea no debería ser de mínimos y, por tanto, entendemos que las normas pueden ser perfectamente de los países".