Publicado 13/02/2021 07:36CET

UNICEF alerta de la situación humanitaria en Tigray y pide mayor acceso a las áreas rurales

Varias personas hacen cola en una tienda del campo de desplazados de Chagni en Etiopía poco días después de una masacre étnica contra la minoría Ahmara en la región.
Varias personas hacen cola en una tienda del campo de desplazados de Chagni en Etiopía poco días después de una masacre étnica contra la minoría Ahmara en la región. - GETTY IMAGES - Archivo

MADRID, 13 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha alertado de la situación humanitaria en Tigray y ha requerido un mayor acceso en las zonas rurales mientras continúan los choques entre las fuerzas regionales y las del Ejército de Etiopía.

Ante la falta de acceso que permita una perspectiva más detallada, UNICEF ha alertado de una "imagen incompleta, pero preocupante".

En su misión en la ciudad de Shire, en el centro de la región, el equipo de la organización de Naciones Unidas llevó seis camiones de asistencia a una ciudad de 170.000 habitantes en las que hay más de 50.000 desplazados internos, muchos de ellos alojados en escuelas sin las condiciones necesarias.

Entre las necesidades que la misión cubrió se encontró la de llevar agua a la localidad, ya que la planta de tratamiento de agua no funcionaba, como tampoco lo hacen Internet, los servicios bancarios o la telefonía móvil, según la organización.

UNICEF ha señalado que muchas familias están separadas y que muchas de las personas que han tratado presentan síntomas de estrés psicosocial.

En el plano de las necesidades físicas, la organización ha encontrado indicios de "malnutrición severa" por encima de los niveles de emergencias establecidos por la Organización Mundial de la Salud.

El conflicto entre el Gobierno federal y el Frente para la Liberación de Tigray comenzó el pasado noviembre y continúa pese a que el Gobierno etíope tomó las principales ciudades de la región.

La magnitud de los combates y la inestabilidad desatada por los mismos amenaza con arrastrar con ella a parte de la región, ya que las tensiones fronterizas con Sudán y Eritrea han aumentado por derivaciones del conflicto.

Más allá de la dimensión política, la crisis humanitaria ha provocado el desplazamiento de decenas de miles de personas, así como se han reportado numerosos abusos y denuncias de matanzas étnicas en la zona, ya que además en Tigray se encontraban aproximadamente 110.000 refugiados eritreos que viven en campamentos.

Este viernes, el Gobierno de Etiopía aseguró que, tras realizar un informe, se ha concluido que durante la ofensiva de noviembre se produjeron violaciones. Un informe de la Comisión de Derechos Humanos para Etiopía documenta al menos 108 agresiones sexuales de este tipo.

Tras rechazar la entrada de las caravanas de ayuda humanitaria o limitar su acceso a la región, el primer ministro, Abiy Ahmed, justificó el conflicto el pasado jueves y reclamó ayuda humanitaria internacional para solucionar la crisis en la zona y reconstruir la región.

Para leer más