Vaticano.- El Papa recuerda que el aborto "no es un Derecho Humano" sino "una profunda herida social"

Actualizado 08/09/2007 0:22:11 CET

ROMA, 7 Sep. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, G. Moreno) -

El Papa Benedicto XVI recordó hoy desde Austria que el aborto "no es un Derecho Humano, sino todo lo contrario", considerando esta práctica "una profunda herida social", según declaró ante los gobernantes y el cuerpo diplomático de este país, en el Hofburg de Viena.

El Romano Pontífice recordó que "el Derecho Humano fundamental, el presupuesto de todos los demás derechos es el derecho a la propia vida". "Y esto vale para la vida desde su concepción hasta la muerte natural", remarcó.

En este sentido, consideró que la Iglesia se convierte en "abogada de una petición profundamente humana, nos sentimos portavoces de los no nacidos, de los que no tienen voz". "No cierro los ojos a los problemas y conflictos que sufren muchas mujeres", aclaró no obstante el Santo Padre, quien aseguró darse cuenta de que la "credibilidad" de su "discurso depende también de lo que la Iglesia misma hace para ayudar a las mujeres que se encuentran en dificultad".

Partiendo de esta idea apeló "a los responsables de la política, para que no permitan que los hijos sean considerados como enfermedades ni tampoco que la calificación de injusticia que se atribuye al aborto en vuestro ordenamiento jurídico sea abolida", reclamó en alusión a las discusiones parlamentarias que están teniendo lugar en Austria a este respecto.

NO A LA "AYUDA ACTIVA A MORIR"

El Papa también arremetió contra la eutanasia, considerando que "la respuesta justa al sufrimiento que se pasa al final de la vida es una atención amorosa, el acompañamiento hacia la muerte, también con la ayuda de la medicina paliativa, pero en ningún caso la ayuda activa a morir".

Benedicto XVI expresó su temor de que "algún día pueda ser ejercitada una presión no declarada o incluso explícita sobre las personas gravemente enfermas o ancianas para que pidan la muerte o se la den por sí mismas".

Sin embargo, admitió que para que el "acompañamiento humano hacia la muerte" sea posible para todos, "se necesitarían urgentemente medidas estructurales en todos los campos del sistema sanitario y social, así como la organización de estructuras de asistencia paliativa".

RAÍCES CRISTIANAS DE EUROPA

El Papa también abordó el tema del reconocimiento al cristianismo, asegurando que "Europa no puede y no debe renegar de sus raíces cristianas", ya que éstas son "un componente dinámico de nuestra civilización que va hacia el tercer milenio".

"El cristianismo ha modelado profundamente este Continente, y de esto dan testimonio en todos los países y especialmente en Austria no sólo el inumerable número de Iglesias e importantes monasterios, sino también la fe de muchas personas", basada en "una vida de esperanza, amor y misericordia".

De vuelta a la nunciatura de Viena, donde será hospedado durante su estancia en Austria, el Papa fue recibido por centenares de jóvenes llegados de toda Austria, a quienes dirigió un saludo, visiblemente contento por esta calurosa acogida. Horas antes, había tenido lugar una pequeña manifestación contra su visita, que sólo llegó a reunir a algunas decenas de personas.