Actualizado 06/02/2007 22:37 CET

Venezuela.- El Gobierno de Hugo Chávez desestima la decisión de eliminar la ayuda antidroga de EEUU a Venezuela

CARACAS, 6 Feb. (EP/AP) -

El ministro de Asuntos Exteriores venezolano, Nicolás Maduro, desestimó hoy la decisión de los Estados Unidos de eliminar la ayuda financiera que otorgaba a Venezuela para combatir el narcotráfico, y aseguró que el Gobierno del presidente Hugo Chávez no necesita del "dinero del diablo".

"Venezuela por ser un país soberano no se ha dejado chantajear por los recursos que ellos (Estados Unidos) pretenden utilizar para penetrar nuestros países, para someter a nuestros países a sus decisiones", dijo Maduro a la prensa al objetar la medida que tomó la administración de George W. Bush.

El Ministro indicó que los Estados Unidos sólo ofrece recursos al país que "se somete a sus dictados". "Venezuela es un país soberano. Que agarren sus recursos y hagan lo que ellos crean que tengan que hacer. Nosotros seguiremos luchando contra el tráfico de drogas que tiene un destino final: los millones de consumidores de droga que están en la sociedad de los Estados Unidos", acotó.

Maduro insistió en que el Gobierno de Chávez no necesita del "dinero del diablo". El mandatario venezolano suele llamar "diablo" a Bush.

El jefe de la diplomacia venezolana dejó entrever que Estados Unidos estaría promoviendo en el mundo una "maquinaria de propaganda pervertida de guerra psicológica" para desacreditar al Gobierno de Chávez y decir que en Venezuela hay dictadura.

"Se ha activado una campaña en contra de Venezuela. Que bueno nosotros ya la conocemos", agregó.

Sostuvo que en Venezuela hay "una democracia consolidada de nuevo tipo, protagónica, de carácter popular".

Maduro se reunió hoy con su homólogo boliviano, David Choquehuanca, para evaluar los programas de cooperación que mantienen ambos Gobiernos aliados.

El subsecretario de Estado de Estados Unidos, Nicholas Burns, informó ayer de que la ayuda a Venezuela, de 2,22 millones de dólares (1,71 millones de euros), pedida para el año en curso, ha sido eliminada del presupuesto de Bush para el año 2007-08.

Las autoridades estadounidenses han acusado al Gobierno de Chávez de prestar poca colaboración en el combate al narcotráfico.

El embajador estadounidense en Caracas, William Brownfield, denunció a finales del año pasado que debido a la poca cooperación entre los dos países, el tráfico de drogas por Venezuela se había incrementado. El Gobierno venezolano rechazó tal acusación, y aseguró que durante el 2006 aumentaron las incautaciones de drogas.

Chávez ordenó a mediados del 2005 suspender el convenio con la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA), alegando que algunos de sus miembros estaban implicados en "infiltraciones de inteligencia que amenazaban la seguridad y defensa del país".

El Gobierno estadounidense propuso reducir las aportaciones para Bolivia, Perú, Ecuador, Brasil y Panamá, y elevar a 366,96 millones de dólares (282,693 millones de euros) las ayudas a Colombia, lo que representa un aumento del 10,9 por ciento con relación al año anterior.