Yemen.- El Gobierno yemení advierte a los rebeldes del norte de que enviará al Ejército si no se rinden

Actualizado 23/02/2007 14:42:39 CET

MADRID, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Exteriores yemení, Abubakr al Qirbi, advirtió hoy a los rebeldes del norte del país de que si no acatan el ultimátum dado por el Gobierno y se rinden, entonces el Ejecutivo se verá obligado a enviar al Ejército para "detenerles".

Según explicó el ministro, que participó esta mañana en un desayuno organizado por Nueva Economía, "el Gobierno ha dado un ultimátum para que se rindan y si esto no ocurre, los militares tendrán que ir a la región y detenerles".

Al Qirbi explicó que este grupo es una especie de "secta" chií que quiere que un imán sea quien dirija Yemen. Este grupo comenzó a actuar hace unos tres años en la región de Saada, en el norte del país, atacando campamentos militares y oficinas gubernamentales, por lo que "el Gobierno tuvo que intervenir y detener a unas mil personas, en su mayoría jóvenes".

Luego, añadió, el presidente ofreció una amnistía y se inició un "diálogo" con el grupo para "acabar con las creencias erróneas que tenían", pero, lamentó, "desgraciadamente han vuelto". Así, recordó que recientemente "intentaron obligar a una pequeña comunidad judía a que abandonara la zona" por lo que "el Gobierno tuvo que intervenir".

El presidente yemení, Alí Abdulá Saleh, afirmó esta semana que "los rebeldes deben entregarse al Estado" en una carta remitida al gobernador de Saada, Yahya al Shami, precisando que "si quisieran formar un partido político, pueden hacerlo, pero este partido debe ser nacional y no basado en el sectarismo". Además, añadió, "deberán aprender en escuelas como las que hay en todo Yemen" y permitir que "los judíos yemeníes regresen a su localidad".

En dicha misiva, el presidente conminaba a las fuerzas de seguridad a "asumir sus responsabilidades emprendiendo las acciones necesarias para poner fin a las crisis planteada por los terroristas encabezados por Abdul-Malik al Houthi".

Por otra parte, el ministro de Exteriores denunció hoy que estos rebeldes están recibiendo "ayuda exterior" de grupos chiíes de países de la región como Arabia Saudí, Kuwait o Irán, pero "no estamos hablando del Gobierno iraní", si bien dijo que el Ejecutivo "ha sido bastante reacio a divulgar este tipo de informaciones".

En todo caso, rechazó ayuda internacional para contrarrestar el problema, subrayando que "nuestras propias fuerzas podrán ocuparse de esta situación", al tiempo que admitió que podría afectar a la llegada de turistas al país. A este respecto, subrayó que este grupo opera sólo en una pequeña región del norte del país y "el Gobierno ha tomado todas las medidas necesarias para asegurar la seguridad de los turistas y de la población extranjera que reside en Yemen".