Actualizado 03/04/2007 19:14 CET

Zimbabue.- La ONU insta al Ejecutivo de Zimbabue al cese del uso de la fuerza letal contra activistas políticos inermes

NUEVA YORK, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

El relator especial de Naciones Unidas contra la Tortura y experto en ejecuciones extrajudiciales sumarias, Philip Alston, urgió hoy al Ejecutivo de Zimbabue cesar de inmediato el uso de la fuerza letal contra activistas políticos inermes.

"El Gobierno está, de hecho, instruyendo a sus fuerzas para que disparen contra personas inocentes, ignorando completamente el derecho a la vida", incidió, añadiendo que esto no "refleja ningún intento de equilibrar los derechos de participación política y libertad de expresión y asociación con cualquier legítima noción de la necesidad de mantener el orden público".

En un comunicado, el relator hizo hincapié en que el uso de la fuerza letal constituye una clara violación de la legislación internacional vigente en materia de Derechos Humanos, al tiempo que destacó el caso significativo del asesinato de Gift Tandare, así como los disparos contra Nickson Magondo y Naison Mashambanhaka, además de la muerte de entre otras ocho y diez personas en hospitales de la capital del país, Harare, a causa de las heridas y los golpes recibidos por las fuerzas de seguridad del Estado con objetos punzantes.

Por ello, Alston reclamó impulsar "investigaciones completas" sobre los incidentes de tortura y uso excesivo de la fuerza bruta "lo antes posible".

Según los estándares legales internacionales, las autoridades militares y policiales pueden emplear la fuerza letal únicamente en los casos estrictamente necesarios para garantizar la autodefensa o la defensa de otra vida en peligro, explicó el relator de la ONU, quien subrayó que constituye una violación de la legislación internacional sobre Derechos Humanos el que los Gobiernos den orden a sus fuerzas de seguridad de disparar contra personas civiles.

"Bajo el derecho internacional, los ataques extendidos o sistemáticos contra la población civil son crímenes contra la humanidad", reiteró Alston, por lo que se mostró convencido de que "los miembros de la Policía y del Ejército que ejecuten las órdenes de disparar contra los manifestantes serán eventualmente hechos responsables por ello".