Casa África analizará a partir de mañana el derecho de asilo y los nuevos tipos de refugiado

Actualizado 18/06/2008 22:04:37 CET

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

Casa África analizará, a partir de mañana, y con motivo de la conmemoración, el día 20 de junio, del Día Mundial del Refugiado, el derecho de asilo y los nuevos tipos de refugiado a través del seminario 'Nuevas formas de persecución y derecho de asilo', según informó hoy la institución en un comunicado.

Dicho seminario, que tendrá lugar en la sede de la institución, en Las Palmas de Gran Canarias, se inaugurará mañana jueves a las 11.00 horas, y contará con la presencia de la viceconsejera de Bienestar Social e Inmigración del Gobierno de Canarias, el coordinador de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) en Canarias, Juan Carlos Lorenzo de Armas, y el director general de Casa África, Juan Alfonso Ortiz Ramos.

El programa de esta semana temática, que ha organizado la institución en colaboración con la CEAR y la Obra Social de La Caixa, denominada 'Vidas en tránsito: derecho de asilo y nuevos refugiados', incluye también una exposición, talleres de educación y sensibilización para escolares y una obra de teatro que se representará en Fuerteventura, Gran Canaria, La Palma y Lanzarote y Tenerife.

En cuanto a las cifras, según este comunicado, "más de 50 millones de personas en el mundo han tenido que huir de sus lugares de origen, víctimas de vulneraciones políticas, económicas, sociales, culturales y medioambientales". "La mayoría de estas vulneraciones se dan en África y las causas inmediatas de un éxodo forzoso pueden ser persecuciones individuales, conflictos armados, campañas de represión, desastres naturales y medioambientales o desvertebración de la sociedad civil".

En la actualidad, se constata "la existencia de nuevas formas de persecución que obedecen a motivos de género, medioambientales y económicos y que definen un nuevo perfil de refugiado". Sin embargo, recordó Casa África, "los parámetros de la Convención de Ginebra de 1951 no reflejan ni amparan la realidad actual de las personas refugiadas víctimas de las nuevas formas de persecución, más allá de los históricos motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas".