Publicado 17/03/2021 16:38CET

Catalán (AC Hoteles) asume que 2021 será "desastroso" y pide al Gobierno que "espabile" con la vacunación

El alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, y el presidente de AC By Marriott, Antonio Catalán, en la inauguración del AC Tenerife
El alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, y el presidente de AC By Marriott, Antonio Catalán, en la inauguración del AC Tenerife - AYUNTAMIENTO DE SANTA CRUZ DE TENERIFE

El presidente de AC by Marriott dice que Canarias "tiene muchas posibilidades" y apela subir la calidad y los precios del destino

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de AC by Marriott, Antonio Catalán, ha admitido este miércoles que 2021 será un año "desastroso" en línea con el ejercicio anterior por lo que pide al Gobierno central que "espabile" con la vacunación porque espera que 2022 va a "ir para arriba rápido" dado que la gente "tiene que salir".

En una intervención ante los medios de comunicación con motivo de la inauguración del hotel 'AC Tenerife' de cuatro estrellas, ha comentado que se viven "años complicados para todos" por el impacto de la pandemia pero tienen "muy buenas expectativas" con este complejo, gestionado en una sociedad conjunta con el empresario local José Acosta.

"Hemos estado varias veces intentando entrar en Santa Cruz y llegamos a un acuerdo rápido, es un proyecto ilusionante", ha señalado, comentando que pese a las dificultades, los empresarios no pueden "parar".

De hecho, ha apuntado que su compañía tiene 47 hoteles abiertos en España y el año pasado arrojó los mayores beneficios dentro del grupo internacional, por lo que ve con una "satisfacción especial" abrir un nuevo hotel. "Es como si tuvieras un hijo", ha indicado.

Catalán ha comentado que Canarias "tiene más posibilidades" para optimizar el negocio turístico y eso pasa por aumentar el precio medio de las camas y subir la calidad para generar más puestos de trabajo, poniendo como ejemplo que el mercado británico, antes de la pandemia, seguía al alza pese a la devaluación de la libra.

Ha apelado a no estar "en manos de los turoperadores" y que sean ellos "los que están mandando" en el negocio cuando deberían ser los propios hoteleros, que son los que prestan el servicio al turista.

"MI JEFE NO PUEDE SER TUI"

"Mi jefe no puede ser TUI, los turistas quieren venir y nosotros dependemos de nuestros clientes", ha indicado, subrayando que compañía, por ejemplo, tiene más de 140 millones de tarjetas de fildelización.

En esa línea, ha incidido en que Canarias "tiene un reto importante" porque "no tiene competencia en el mundo", especialmente en invierno, y cuenta con "seguridad jurídica y sanitaria", ya que si en el Caribe un turista tiene un accidente, "vuelve en la bodega de un avión y aquí va al hospital y lo curan".

Catalán cree que "es posible darle la vuelta" al alto nivel de paro que hay en las islas y para ello, ha apelado a que los hoteleros se unan más.

El propietario del hotel, José Acosta, ha comentado que arranca un proyecto "muy ilusionante" tras dos años "bastante largos" de obras en medio de la pandemia sanitaria, mostrándose "muy orgulloso" del resultado final e "ilusionado" con "ir de la mano" de AC.

DIEZ MILLONES DE INVERSIÓN Y UNA TREINTENA DE TRABAJADORES

El alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, se ha mostrado "agradecido" a la compañía por apostar por Santa Cruz de Tenerife y en un "sitio emblemático" del corazón de la capital, el antiguo centro comercial 'Maya'.

Ha dicho que este hotel le da "valor turístico" a la ciudad porque "es sinónimo de calidad" en el servicio y cuenta también con el "esfuerzo" de una familia canaria que se "arriesga con la inversión".

Bermúdez ha comentado que Santa Cruz de Tenerife tiene "atractivo de sobra" pero ahora falta "que lleguen visitantes", lo que depende de que la isla recupere una conectividad aérea óptima.

El hotel, primero de la cadena en Tenerife y con una inversión de diez millones de euros, cuenta con 83 habitaciones, tienda comercial, salas de reuniones y una terraza con piscina en la zona alta con servicios de restauración para clientes que no estén alojados.

Con unos precios medios que oscilan entre los 80 y 100 euros por noche, arranca con algo menos de una veintena de trabajadores directos y espera llegar a 30 cuando el mercado turístico se vaya regularizando.

Contador

Para leer más