Publicado 10/04/2014 15:41CET

El Ejecutivo remite al Parlamento la creación de la Agencia Tributaria Canaria

Pérez y Rivero, en Consejo de Gobierno
CEDIDA

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Gobierno ha acordado este jueves remitir al Parlamento el anteproyecto de ley por el que se crea la Agencia Tributaria Canaria, organismo que supondrá un sustancial avance en la mejora de la gestión recaudatoria y la lucha contra el fraude fiscal.

La Agencia Tributaria Canaria tendrá como principales funciones la gestión, liquidación, recaudación, inspección y potestad sancionadora de los tributos propios de la Comunidad Autónoma, los cedidos por el Estado y los derivados del Régimen Económico y Fiscal.

Según ha indicado en rueda el portavoz del Ejecutivo, Martín Marrero, el Gobierno ha optado por el modelo de agencia para configurar una nueva forma organizativa de la gestión tributaria debido a que sus características permiten alcanzar mayores niveles de eficacia y de eficiencia.

La entidad, que tendrá personalidad jurídica propia, supondrá un modelo de organización que conlleva un mayor grado de autonomía en la gestión de los recursos humanos y materiales, más descentralización y agilidad en la toma de decisiones, además de un sistema de gestión y control por objetivos que implicará un cambio profundo en los métodos de trabajo.

No obstante, la gestión económica-financiera queda sometida al control de la Intervención General de la Comunidad Autónoma aunque también se prevé un órgano interno específico al que corresponderá el control ordinario y el seguimiento del cumplimiento de su actuación.

La nueva agencia se adecuará a un contrato que tendrá una vigencia de tres años y en él se definirán los objetivos y resultados a obtener, los planes necesarios para alcanzarlos y los recursos personales, materiales y presupuestarios necesarios para su funcionamiento.

Desde el inicio de su actividad, la Agencia se dotará del personal funcionario y laboral que en ese momento esté prestando sus servicios en la Dirección General de Tributos sin perjuicio de que reasignen efectivos de otros departamentos, por lo que la adscripción de recursos humanos no supondrá coste adicional alguno.

En este sentido, Marrero ha destacado que el anteproyecto de ley establece un sistema retributivo en el que una parte de las remuneraciones se vincularán al cumplimiento de objetivos.

ÓRGANOS

La presidencia de la agencia corresponderá al consejero competente en materia tributaria. Entre sus órganos figura el consejo rector como órgano colegiado de gobierno, un comité asesor y el consejo para la dirección y coordinación de la gestión de los tributos integrantes del Bloque de Financiación Canario, del que serán miembros natos un representante designado por cada uno de los cabildos insulares y dos por la Federación Canaria de Municipios.

De esta manera, el Gobierno posibilita que las corporaciones locales puedan participar en la dirección de la gestión de los tributos del REF, de los que son cotitulares.

Este consejo aprobará el plan de acción anual específico para estos impuestos, realizará su seguimiento, propondrá líneas de actuación que mejoren la recaudación e impulsará el intercambio de información entre la nueva agencia y los entes locales.

Por otro lado, la Agencia Tributaria Canaria podrá suscribir con cualquier otra administración pública convenios de colaboración y coordinación en materia de intercambio de información tributaria y de gestión recaudatoria.