Actualizado 28/11/2007 21:30:42 +00:00 CET

El Gobierno canario destina 48 millones de euros a la reducción de las listas de espera sanitarias

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

La consejera regional de Sanidad, Mercedes Roldós, anunció hoy que su departamento dispondrá de 48 millones de euros a la reducción de las listas de espera sanitarias. Las medidas para alcanzar el objetivo incluyen una mayor derivación a centros concertados y privados y pretenden fijar en dos meses la espera en el caso de las listas quirúrgicas y de un mes para las pruebas diagnósticas. El Partido Socialista Canario (PSC) descalifica el plan de choque propuesto por Roldós al calificarlo de "parche" porque "no implicará a los agentes sanitarios debido a la falta de liderazgo del Gobierno".

Roldós señaló que la reducción de las listas de espera sanitaria es un objetivo "prioritario" del Gobierno de Canarias "porque es la principal preocupación respecto a la sanidad que tiene la población". Por ese motivo, la Administración impulsará un plan estratégico y otro de choque "de seis meses y revisable a los 90 días" consensuado con la gerencia hospitalaria de la atención primaria y con la gerencia de área de toda las islas. Así, las listas de espera quirúrgicas llegarán a dos meses y las de pruebas diagnósticas se reducirán a un mes.

La manera de lograrlo es mediante el incremento de la actividad de los hospitales tanto en el horario ordinario, de mañana, en un cinco por ciento, como por la tarde, en otro 15 por ciento. Además, la Administración favorecerá la derivación voluntaria de los pacientes a clínicas privadas y la potenciación de las cirugías ambulatorias.

En las listas quirúrgicas, la preferencia la tendrán los pacientes lleven un año de espera, los que estén sujetos a plazos máximos y los pacientes de patologías con mayor demanda, como la cirugía general, oftalmología y de traumatología.

La derivación a los centros concertados aumentará en un 20 por ciento "con la misma garantía de calidad y seguridad que los centros públicos". En el caso de las patologías con "más" demanda, para aumentar el número de camas Roldós propuso la derivación de los pacientes crónicos, "que muchas veces tienen problemas agudos".

Para disminuir la entrada de pacientes a la lista de espera, el plan propone la creación de un comité técnico regional y un comité técnico hospitalario. La consejera impulsará la revisión de la idoneidad de indicación quirúrgica y la mejora del sistema de información sanitaria.

Acerca de las listas de espera de pruebas diagnósticas, Roldós anunció la elaboración de un contrato marco con las clínicas concertadas para bajar las consultas de las especializaciones más demandadas, como ginecología.

La portavoz en la materia de Coalición Canaria (CC), Marisa Zamora, aseguró que la rebaja de las listas de espera "es difícil porque por cada paciente que sale, entran dos" debido al carácter "universal, abierto y gratuito" del sistema sanitario español.

Zamora, que fue la consejera de Sanidad en la segunda parte de la anterior legislatura, defendió la política de concertación con el sector privado, "que viene de la época del Insalud". La diputada explicó que el Ejecutivo "sólo pone al día el mecanismo con la actualización de prestaciones y precios". Para Zamora, "el peso de la sanidad privada canaria en dinero es ínfimo y sólo se lleva un seis por ciento del presupuesto sectorial".

Entre otros factores, Zamora atribuyó el incremento de las listas de espera al "tremendo" incremento poblacional en la región. A "todos" los inmigrantes "se les atiende, vengan con o sin control y tras empadronarse, tienen el derecho a recibir los servicios sanitarios a los tres meses". La diputada de CC también señaló a los "peninsulares y comunitarios" que vienen de "turismo sanitario".

La diputada socialista Carolina Darias expuso que el informe de financiación sanitaria expresa que "las listas de espera puede interpretarse de forma errónea como un desfase entre oferta y demanda sanitaria, que desaparecería al incrementar la oferta. Pero más recursos llevan a aumentar la demanda sanitaria, por lo que antes de tomar iniciativas en esta materia, hay que cambiar la organización para incentivar la reducción de listas de espera a través de políticas integrales que incorpore a la Administración, los centros sanitarios, los profesionales del área y la sociedad en general".

Darias manifestó que el Ejecutivo es "incapaz" de lograr ese consenso y acusó a Roldós de haber logrado "en tan sólo cuatro meses el enfado de los trabajadores sanitarios y no sanitarios del Servicio Canario de Salud (SCS) y de los pacientes". Por ese motivo, el PSC presentará una iniciativa legislativa para garantizar por ley los tiempos máximos de respuesta del servicio sanitario e incorporar un sistema de información sobre las listas de espera "transparente y eficaz".