Matos (PSOE): "¿Para qué quieres un coche en Canarias si pasas atascado en la carretera 40 horas a la semana?"

Gustavo Matos
CEDIDO POR PSOE - Archivo
Publicado 19/10/2018 15:37:37CET

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

El portavoz adjunto del PSOE en el Parlamento de Canarias, Gustavo Matos, ha querido reflexionar este viernes en voz alta sobre "para qué" se puede querer un coche en Canarias cuando pasas, consideró, "40 horas a la semana atascado" en la carretera.

"Canarias es un infierno en cuanto a su movilidad y se debe al fracaso en la planificación de este Gobierno de Canarias y de todos los anteriores", defendió durante el transcurso de una mesa de debate organizada por la patronal de instaladores Conaif y junto al portavoz adjunto del PP en el Congreso de los Diputados, el canario Guillermo Mariscal.

Además, consideró que el coche eléctrico no va a mejorar la circulación y, es más, aseveró que el sistema eléctrico canario actual no podría soportar no ya el uso generalizado del coche eléctrico sino tampoco un avance "importante" en su implementación.

"Canarias no puede aguantar ni siquiera un 20 por ciento de coches eléctricos porque el sistema no aguanta. El sistema está obsoleto y no lo admite. Hay que modernizar y reforzar nuestro sistema eléctrico, acabando las interconexiones, entre otras cosas", concluyó.

EL PP QUIERE "ADAPTACIÓN Y NO UNA RUPTURA" EN LOS USOS ENERGÉTICOS

Mariscal, por su parte, pidió a la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, que gaste los 50 millones de euros que tiene para impulsar el vehículo no convencional: "20 para vehículos, 15 para postes y otros 15 para investigación". "Y se lo seguimos pidiendo desde hace 4 meses", mantuvo.

Para el popular, la diferencia del PP con otros grupos parlamentarios en la implantación de las energías renovables, y por extensión de la movilidad inspirada en energías alternativas, no tiene nada que ver con el concepto sino con "la velocidad".

"A demasiada velocidad lo que haces es cargarte industrias o perjudicar a consumidores, que tendrán que financiarlo. A día de hoy hay 17 millones de vehículos que usan diesel. El proceso tiene que ser escalonado para no perjudicar a clientes y empresas. Nosotros vemos el cambio como un proceso de adaptación y no de ruptura violenta", concluyó.