Paulino Rivero se compromete a garantizar una adecuada financiación del sistema educativo

Actualizado 10/09/2007 22:21:50 CET

Las palmas de Gran Canarias, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, inauguró en la mañana del lunes el curso escolar 2007-08 en La Palma, concretamente en el municipio de San Andrés y Sauces. En su discurso, el jefe del ejecutivo autonómico se comprometió a garantizar una adecuada financiación del sistema educativo. El acto contó con la presencia de la consejera de Educación, Milagros Luis Brito, y el presidente del Cabildo de La Palma, José Luis Perestelo, entre otras autoridades insulares y locales.

Rivero dijo tener la "absoluta convicción de que la educación es la mejor herramienta para superar las desigualdades sociales, económicas y culturales; la gran oportunidad de la gente de esta tierra para conseguir una sociedad más equilibrada, más justa y más solidaria".

Añadió que "ahora, cuando tanto hemos avanzado en educación, como presidente mi preocupación es que nuestros jóvenes sigan dando pasos al frente. Mejorando y creciendo humana e intelectualmente. Mi preocupación es ayudar a que seamos una sociedad más y mejor preparada. Mi obligación es ayudar a que todos los canarios tengan idénticas oportunidades, vivan donde vivan y sea cual sea su condición económica".

Paulino Rivero enunció en su discurso los grandes retos y objetivos de su Gobierno en esta legislatura en materia de educación, destacando cuatro principios en los que se asienta el modelo educativo canario: calidad, compensación, corresponsabilidad y canariedad.

Según sus palabras, "para lograr la consecución de estos ambiciosos retos y objetivos planteados, necesitamos tener un alumnado comprometido con la cultura del esfuerzo, la convivencia y el respeto, que asuma y haga suyos los valores democráticos, la tolerancia, la libertad y la participación; un profesorado igualmente comprometido, compromiso que le debe ser devuelto por la sociedad en forma de reconocimiento".

También es preciso, aseguró Rivero, la participación de la familia, "puesto que su cooperación en la tarea educativa es fundamental, así como la implicación del conjunto de la sociedad también se hace necesaria. Hoy más que nunca debemos ser conscientes de que los problemas no son exclusivos del sistema educativo. La tarea es global y sólo desde la corresponsabilidad en todos los ámbitos -escolar, social e institucional- conseguiremos consolidar el sistema educativo canario".

El presidente finalizó su discurso de inauguración del curso escolar animando a todos a que "afrontemos los retos sin miedo, a que trabajemos y ahondemos en la cultura del esfuerzo, a que miremos al futuro con humildad, pero sin complejos, conscientes de que el patrimonio más valioso de un pueblo es su gente, y de que la mejor herencia que una generación puede dejar a las siguientes es la educación".