Rivero afirma que Caldera carece de credibilidad en el problema de los menores inmigrantes irregulares

Actualizado 14/01/2007 17:00:04 CET

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 14 Ene.

El presidente de Coalición Canaria (CC), Paulino Rivero, afirmó hoy que el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, carece de credibilidad y está desorientado en el problema y los compromisos de José Luis Rodríguez Zapatero con respecto al tratamiento de los menores inmigrantes irregulares no acompañados, que llegan a las islas. Rivero criticó al Gobierno estatal del PSOE porque "no ha hecho nada de nada" parta afrontar el problema de los sin papeles, en general. El dirigente de CC reiteró la necesidad de un plan de seguridad específico para Canarias.

Tras conocer que Jesús Caldera se comprometió hoy sábado, en Las Palmas de Gran Canaria, a trasladar a la Península a 500 menores irregulares; Paulino Rivero cuestionó la credibilidad del ministro cuando, el pasado mes de septiembre, se comprometió ante el presidente canario, Adán Martín, a trasladar ese mismo cupo de menores.

El dirigente de CC le preguntó a Caldera "qué es lo que ha hecho" para cumplir con los acuerdos alcanzados hace cuatro meses. Rivero insistió al cuestionar la credibilidad del titular ministerial cuando Caldera insiste en que estos menores son un problema de las autonomías. El presidente de CC aseguró que, en Canarias, no se le puede permitir decir "semejante barbaridad" cuando Rodríguez Zapatero se comprometió a "asumir este problema como un tema de Estado".

En opinión de Rivero, el ministro "aún no se ha enterado" de que los menores irregulares también son una responsabilidad estatal. De ahí que afirmara que Caldera se encuentra "desorientado".

Recordó que el pasado mes de septiembre, Canarias se comprometió ante el ministro a responsabilizarse de 300 menores irregulares mientras que el representante estatal se responsabilizó de la derivación de otros 500 jóvenes a la Península. "Ahora será que pretende derivar a todos los que sobrepasen de 300", según interpretó las manifestaciones de Caldera.

Con estos antecedentes, el presidente de CC volvió a preguntarse que "cómo vamos a creerle" que, en 2007, bajará el flujo de pateras que llegan a las costas canarias. A pesar de las advertencias realizadas al Estado para "aprovechar" el mes de noviembre y poner medidas de lucha contra las mafias aprovechado la menor afluencia de cayucos, Según Rivero, el Estado "no ha hecho nada de nada".

Tras referir la llegada del último barco negrero, en esta ocasión a El Hierro, con cerca de 200 asiáticos, sin ser detectado; el presidente advirtió con una próxima "avalancha" de cayucos.

El también portavoz de CC en el Congreso dijo que "ya es hora de que el Gobierno estatal se entere de que hablamos de un problema de seguridad de Canarias". Sin embargo su formación política, continuó, tiene "claras" las medidas que se deben adoptar porque todas ellas, añadió, están contenidas en una proposición de ley que se tramitará en las Cortes Generales próximamente.

Rivero dijo que, cuando demandan un plan integral de seguridad para las islas, no se refieren sólo al incremento del número de efectivos humanos y materiales de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Dada la situación geográfica del Archipiélago, Rivero exigió un plan de control y seguridad en el mar.