TEA alberga de manera definitiva la colección de fotografía Ordóñez-Falcón

Presentación de la colección
CEDIDA
Publicado 08/01/2019 18:10:33CET

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Cabildo de Tenerife ha recibido una importante donación de obras fotográficas y audiovisuales de la Colección Ordóñez-Falcón (COFF), la colección privada de fotografía más importante de España y una de las mejores de Europa.

El presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso; el director insular de Cultura y Educación, José Luis Rivero; el director artístico de TEA Tenerife Espacio de las Artes, Gilberto González y los coleccionistas Enrique Ordóñez e Isabel Falcón, dieron a conocer este martes este acuerdo que posibilita que este conjunto de obras --compuesto por más de un millar de piezas fotografías y de videocreación-- se integre de manera definitiva a la Colección de TEA, donde se encontraba depositada desde 2009.

Carlos Alonso destacó la importancia de esta cesión y agradeció a la familia Ordóñez Falcón su enorme generosidad.

"Tener esta colección en la isla, en TEA, es una herramienta prodigiosa que va a permitir que este centro de arte siga ofreciendo en el futuro numerosas posibilidades, tanto a la hora de hacer exposiciones como a la de realizar intercambios con otros centros", afirmó el presidente del Cabildo, quien además resaltó que la Colección COFF ofrece "una visión conjunta de la fotografía del siglo XX".

"Ahora tenemos un gran reto, darle a esta colección una visión global. La Colección COFF está en TEA pero es para todo el mundo", apostilló Alonso.

Por su parte, José Luis Rivero también quiso mostrar su gratitud a Enrique Ordóñez e Isabel Falcón por la cesión de esta colección que está valorada en más de ocho millones de euros.

Durante su intervención detalló que los propietarios de dicha colección, Enrique Ordóñez e Isabel Falcón, han donado al Cabildo un conjunto de obras fotográficas y audiovisuales por un valor total de 3.443.000 euros.

Asimismo, explicó que el acuerdo contempla la cesión en depósito para su uso en los distintos tramos expositivos y actividades de TEA otro lote de obras (pertenecientes a la colección familiar Ordóñez-Falcón) por un valor de 2.560.000 euros y una última donación de un tercer bloque de obras audiovisuales valoradas en 414.700 euros.

ÚLTIMO BLOQUE POR 2,3 MILLONES

Por último, el Cabildo adquiriría, en un plazo de diez años, un último bloque de esta importante colección de fotografía y vídeo, valorado en 2.300.000 euros.

El responsable de Cultura del Cabildo subrayó la importancia de la Colección COFF, que destaca "tanto por el número de piezas y series fotográficas que la componen así como por la excelencia de las obras coleccionadas y que abarca un amplio espectro de autores y autoras y periodos cruciales en el desarrollo de la fotografía del siglo XX".

Esta colección, dijo, "establece unas líneas de desarrollo que constituye una historia de la fotografía y es que en ella se encuentran representadas las principales corrientes fotográficas del pasado siglo y de sus protagonistas".

Además de destacar las bondades de esta colección, Rivero valoró de manera especial "el mimo exquisito que ha tenido la familia a la hora de hacer esta colección".

Gilberto González, quien valoró el hecho de que una colección de esta envergadura se quede en la isla, consideró que la "Colección COFF es vital para entender el siglo XX" pues a través de sus obras se puede trazar una "genealogía histórica" de la sociedad.

"La COFF, su cuidada selección, sirve para explicar la Historia del Arte, la Historia de la Fotografía y lo que somos como sociedad", añadió el director artístico de TEA quien adelantó que algunas de las obras de esta colección formarán parte de la exposición 'Crisis?, What Crisis? Capítulo 3', que se podrá ver próximamente en TEA.

Enrique Ordóñez explicó que la razón por la cual la Colección COFF se encuentra en TEA desde hace una década es por el interés que este centro de arte ha mostrado siempre por ella.

"En estos diez años no hemos tenido más que satisfacciones", destacó, y añadió que, desde que iniciaron esta colección en los años 70, una de las premisas que tenían es que querían que esta colección se viera, que se mostrara, y subrayó que TEA ha cumplido con este objetivo.

Desde 2009, TEA ha organizado una veintena de exposiciones con obras de la Colección COFF, algunas de las cuales se realizaron exclusivamente con obras de la COFF.

LA INSULARIDAD APORTA VALOR

"Valoramos la capacidad que a lo largo de estos años ha tenido TEA de ofrecer y de dar distintas interpretaciones a estas colección", afirmó Ordóñez, quien señaló que gracias a algunas de las exposiciones celebradas en TEA con las obras de la COFF "ha podido descubrir algunas obras de la propia colección".

"No perdemos las obras, sino que ganamos un espacio donde poder veRlas siempre", apostilló el coleccionista que considera además que la insularidad aporta un mayor a valor a la Colección, y resaltó que la COFF "tiene uno de los mejores fondos de las vanguardias españolas y europeas".

Además, Enrique Ordóñez adelantó que en breve TEA recibirá un nuevo depósito con las obras que han adquirido en estos últimos años y que también pasarán a formar parte de la Colección de TEA.

Remarcó Rivero que la Colección COFF --cuyas obras que aparecen bien catalogadas en importantes libros de arte y catálogos de exposiciones-- es "una herramienta importantísima para un centro artístico como este", pues permite mantener la relación con otros museos y centros de arte nacionales e internacionales como la National Gallery, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, el Centre Georges Pompidou o el Fotomuseum Winterthur, adonde ya ha viajado la Colección COFF gracias a préstamos realizados por TEA.

"La presencia de la Colección COFF en TEA posibilita seguir estableciendo itinerancias expositivas fuera de Canarias, reforzando así la presencia y la imagen de TEA en el exterior y abriendo un amplio horizonte de expectativas", afirmó.

Durante este acto, José Luis Rivero recordó que TEA recibió esta colección en 2009 a modo de depósito y aquí se reagrupó y reunió un conjunto de obras fotográficas que había sido depositado inicialmente en distintos centros de arte públicos, especialmente en el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA), en el Centro-Museo Vasco de Arte de Contemporáneo de Vitoria (ARTIUM), así como en el Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) y en el Centro Gallego de Arte Contemporáneo (CGAC) de Santiago de Compostela.

Esta Colección, ligada a TEA durante sus primeros diez años de vida, se ha exhibido en diferentes ciclos expositivos y ha propiciado el desarrollo de diferentes actividades sobre la significación del lenguaje fotográfico en el siglo XX.

PERIODO TEMPORAL AMPLIO

Asimismo, distintos centros de arte de las islas se han beneficiado, pues varias de las exposiciones producidas por TEA han tenido ocasión de viajar a centros como el CAJI en Fuerteventura, el MIAC (Centro de Arte Contemporáneo de Lanzarote) o el Centro de Arte La Regenta de Las Palmas de Gran Canaria.

La Colección COFF se corresponde con un período temporal amplio, desde principios de la década de 1920 hasta los primeros años de 2000, siendo las piezas más antiguas varias obras de Man Ray, Alexander Rodchenko y Cunningham de 1920 y las más cercanas al presente, diversas obras fotográficas de Ignacio Aballí y Juan Urrios de 2002; de 2004 de la fotógrafa Jocelyne Alloucherie, o incluso de 2004-2005 de Hannah Collins.

En líneas generales se aprecian en la Colección COFF varios ejes que la vertebran: la fotografía experimental y de vanguardia, los nuevos realismos, el retrato contemporáneo y la fotografía de arquitectura.

Junto a estos grupos temáticos cabría subrayar los discursos que abordan el alcance de la fotografía y de la imagen contemporánea como lenguaje en el contexto del mundo contemporáneo, entre los que destacan los trabajos de Joan Fontcuberta y Pere Formiguera.

Contador