Carlos Hipólito: "Copenhague es una obra tan bien escrita que es un placer interpretarla"

Publicado 09/03/2019 17:52:34CET
JORDI ROSELL - Archivo

   La pieza está llena de 'subtextos' donde se habla de la ética, la moral, la consecuencia de nuestros actos, la frustración...

   LOGROÑO, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

El escenario del teatro Bretón de Logroño acoge durante este fin de semana la representación de 'Copenhague', un ejemplo de teatro de "palabra" y "reflexión" escrita por Michael Frayn, y que es "un regalo" para uno de sus protagonistas, Carlos Hipólito, porque "es un texto tan brillante que es un placer poder interpretarlo".

   "Es maravilloso poder trabajar en esta obra porque tanto a los protagonistas como al público nos genera reflexiones, nos plantea dudas o dilemas, produce debates sobre qué es lo que está bien o lo que está mal... en definitiva, no deja indiferente a nadie", ha explicado en una entrevista concedida a Europa Press.

   'Copenhague' relata así un episodio histórico importante que parte de una anécdota que ocurrió realmente y que se traduce en el encuentro que tuvo lugar en 1941 en la capital de Dinamarca, ocupada por las tropas nazis, entre el gran científico danés y profesor Niels Bohr y su ex alumno, Werner Heisenberg, representante de los estamentos nazis y enemigos por la situación de sus dos países durante la Segunda Guerra Mundial.

   Ambos, maestro y alumno "se querían muchísimo" pero, a partir de esa reunión, "algo pasó que hizo que su relación se rompiera definitivamente" aunque, como señala Carlos Hipólito, "que el jefe de armamento de Hitler, Werner Heisenberg, fuera a hablar con su maestro sobre energía nuclear hacía pensar que realmente las conversaciones giraban en torno a la posibilidad de construir la bomba atómica".

PROBLEMAS "ÉTICOS"

   En este punto se genera el problema ético del uso de los avances en física teórica para el desarrollo de armamento nuclear, uno de los grandes temas en torno el que girará toda la obra. Todo son "conjeturas" sobre aquel misterioso encuentro, que algunos han querido ver como decisivo para que la balanza de la guerra se inclinase a favor de los 'aliados', impidiendo la creación de la bomba atómica por parte de los alemanes.

   Sobre esta base, la función de este fin de semana en el Bretón de Logroño "hace un planteamiento completamente novedoso en el sentido de la dramaturgia porque no es lineal sino que va y viene en el tiempo y ofrece el punto de vista de cada uno de los personajes sobre lo que pasó aquella noche".

   "Tiene una estructura casi policíaca porque el espectador va conociendo datos durante toda la obra que hace que cada vez se vea más atrapado en la historia. Es una obra que habla de física y de investigación pero no es un texto pesado ni aburrido. Todo lo contrario, es una obra que está llena de 'subtextos' donde se habla de la ética, la moral, la consecuencia de nuestros actos, la frustración...".

   Una obra que completa su elenco con Malena Gutiérrez y Emilio Gutiérrez Caba, que hace de profesor, y con el que Hipólito se reencuentra de nuevo en el escenario tras muchos años. La dirección es de Claudio Tolcachir.

REFLEXIONES

    'Copenhague' plantea así "reflexiones" que son magníficas "porque el publico lo pasa bien y tiene unas cargas de profundidad que la hacen muy interesante".

   Se habla del "dilema moral" porque, entre muchas cosas, "si lees biografías se dice que, finalmente, el alumno no construyó la bomba porque no supo hacer bien los cálculos o porque no quiso entregarle a Hitler una arma de este calibre... Imagínate qué hubiera ocurrido si Hitler hubiera tenido la bomba nuclear, hubiera destruido Europa".

   Entonces -ha continuado- "todos estos planteamientos son los que se lleva el espectador a casa, quiénes son los buenos o quiénes son los malos porque, aunque este plan no se llevó a cabo, es cierto que años después se produjeron los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki por parte de los 'aliados'... entonces ¿quiénes son mejores o quiénes peores?... de todo ello habla la función y trabajar en esta historia es algo fascinante porque está lleno de interés y de conflicto".

"UNA OBRA COMPLETAMENTE ACTUAL"

   Una obra que, a pesar del hecho que trata, "es completamente actual". Si trasladamos la investigación de 1941 con algo que pueda ocurrir hoy en día, como puede ser en asuntos de genética, por ejemplo, "uno se pregunta: cuáles son los límites, hasta dónde se puede investigar, qué consecuencias pueden tener... todo ello es un debate ético y moral absolutamente vigente y se puede hacer un paralelismo con la actualidad".

   Además, y tras meterse en la piel de su personaje, Hipólito ha reconocido que "es fascinante asistir a su intimidad, conocer cómo trabajaban estos físicos y saber más de ellos".

   Este papel "es muy apasionante porque es un personaje lleno de contradicciones y de emociones durante toda la obra en donde viene a justificar su actitud y porqué hizo las cosas que hizo, asoma frustraciones, rabia pero también ternura... es un personaje lleno de matices y como soy un actor que me muevo por lo emocional, estos ingredientes hacen que trabajar aquí sea un sueño".

   A todo ello se suma "absolutamente todo el equipo que trabaja con nosotros y que hace que esta obra sea un verdadero regalo".

'Copenhague' se podrá disfrutar hoy y mañana en el teatro Bretón de Logroño. La sesión de este sábado comenzará a las 20,30 horas y la del domingo a las 19,30 horas.

Para leer más