Actualizado 10/03/2007 10:58 CET

El CER denuncia que la Consejería de Medio Ambiente "ha dejado de apoyar" programas educación ambiental de asociaciones

LOGROÑO, 10 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Colectivo Ecologista Riojano (CER) denunció hoy que desde el año 2006 la Consejería de Turismo, Medio Ambiente y Política Territorial consideró que "no era conveniente apoyar" el trabajo desarrollado por las asociaciones ecologistas, de padres de alumnos. para desarrollar programas de educación ambiental. Simplemente "no aprobó ni presento ninguna orden de ayudas en el BOR".

Según indicó el colectivo ecologista "no hemos recibido ninguna explicación por parte de la Administración Regional en relación con la desaparición de estas ayudas; de hecho no existe ningún órgano como un Consejo Asesor del Medio Ambiente donde se pueda hablar de estas cuestiones".

Al mismo tiempo en el año 2006 afirmó que la Consejería firmó un convenio con la Federación Riojana de Caza por 625.000 euros para ayudar a los cotos de caza, otra ayuda de 72.000 euros para diversas actuaciones de esta organización y 54.000 euros para la reforma del campo de prácticas cinegéticas 'El Espinal' de Sotés.

El CER ante ello acusó a la Consejería de Turismo, Medio Ambiente y Política Territorial de "preferir ayudar o colaborar con ciertos sectores que con otros". Añadió que parece ser que "existen riojanos de primera y de segunda", y que "es más fácil ser cazador en La Rioja que participar en un programa de educación ambiental de una asociación de nuestra tierra".

Un comportamiento que "ya nos lo esperábamos los ecologistas del CER, evidenciándose que algunos sectores económicos tienen mucho peso en esta Consejería". Recordaron que dicho departamento apoyó a las asociaciones riojanas en el desarrollo de actividades de educación ambiental hasta el año 2005.

Al principio, apuntaron que el Gobierno de La Rioja permitía a las asociaciones, entidades, ayuntamientos, "desarrollar programas de educación ambiental abiertos a diversas temáticas ambientales", si bien con el paso del tiempo el importe de las ayudas "fue descendiendo y las temáticas ambientales en que podían trabajar las asociaciones fueron reduciéndose", hasta limitarse a "financiar el pago de la factura de los autobuses para realizar excursiones y poco más", concluyó el CER.