CVNE llega a Ribera de Duero con la bodega Bela, un homenaje a sus antepasados

Publicado 26/05/2019 17:25:35CET

LOGROÑO, 26 May. (EUROPA PRESS) -

Coincidiendo con su 140 aniversario, la empresa familiar CVNE culmina su desembarco en Ribera Duero con la puesta en marcha de una nueva bodega para el grupo, que han denominado Bela. Situada en Villalba de Duero, la bodega será un nuevo ejemplo del modelo de CVNE, basado en la elaboración de vino de calidad, artesanal y tradicional.

Se trata de una bodega vanguardista, que data de 1999 (antigua Anta Banderas), con una superficie de 6.000 metros cuadrados y rodeada por un viñedo de 74 hectáreas a 815 metros de altitud y plantado en 2002, en el que se cultiva tempranillo. La bodega cuenta con una sala de 2.000 metros cuadrados para barricas y su capacidad de elaboración es de 400.000 litros.

El objetivo de CVNE es crear vinos que aúnen la redondez, el equilibrio y la historia de una región icónica en el mundo del vino, como es la denominación de origen Ribera de Duero, con la sólida trayectoria y la suma de tradición e innovación que caracterizan a esta bodega familiar, actualmente en manos de la quinta generación de la familia. En definitiva, vinos que se caracterizarán por la elegancia propia de Rioja en una tierra tan especial como la de Ribera de Duero.

Según María Urrutia, directora de Marketing de CVNE, "con esta nueva bodega Bela, en CVNE cumplimos nuestro objetivo de llegar a nuevas denominaciones de origen, porque creemos que en nuestro entorno hay tierra y viñedos con mucho potencial para hacer grandes vinos. Queremos llevar nuestra experiencia, nuestros 140 años de historia creando vinos, a Ribera de Duero, y Bela va a ser el lugar perfecto para hacerlo posible. Va a ser nuestra séptima bodega que llega en un año muy especial, el del 140 aniversario de CVNE, 140 años de la historia de nuestra familia dedicados al arte de hacer vino".

El primer vino de esta bodega lleva su mismo nombre y tras la última vendimia, ya está en el mercado Bela Roble 2017, un tinto fino y elegante con gran personalidad elaborado de una selección de uvas de los viñedos propios. Cuenta con una elaboración tradicional en depósitos de acero inoxidable y una crianza de 6 meses en barricas de roble americano y francés.

HOMENAJE A BELA

La nueva bodega es un homenaje a los antepasados de la familia de CVNE. Y es que el nombre de la bodega hace honor a Sofía, hija del cofundador de la bodega en el año 1879 Eusebio Real de Asúa, y a su vez bisabuela de los actuales responsables, a quien en el entorno familiar llamaban "Bela".

El reconocimiento continúa en la imagen del primer vino de la bodega, que luce tres estrellas, rescatadas de una etiqueta de CVNE de 1910. En esta etiqueta, Eusebio Real de Asúa quiso representar a través de las estrellas a cada uno de sus tres hijos: "Bela" y sus hermanos, Áurea y Ramón. Casi 120 años después, CVNE recupera esta etiqueta para que sea la imagen de su nuevo vino, en homenaje al trabajo realizado por los creadores de la bodega.

Contador