El número de bajas de autónomos sube un 54,2% en La Rioja "tras la crisis económica"

Actualizado 10/08/2008 20:42:52 CET
Actualizado 10/08/2008 20:42:52 CET

El número de bajas de autónomos sube un 54,2% en La Rioja "tras la crisis económica"

 

 

   LOGROÑO, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

   El número de bajas de autónomos subió un 54,2 por ciento en La Rioja entre enero y junio de este año, frente al 35,3 por ciento de la media nacional, según el último informe de la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA), que achaca este aumento, sobre todo, a la "crisis económica".

   El informe recoge que durante el primer semestre del año 282.940 autónomos se dieron de baja RETA de la Seguridad Social, frente a los 209.145 que lo hicieron en el mismo periodo de 2007, en una situación que afecta a todas las comunidades autónomas,

   Aunque estas bajas pueden responder a varios motivos (cese de la actividad, jubilación, incapacidad o cambio de actividad), el hecho de que éstas hayan aumentado en todas las comunidades autónomas constata, para ATA, que la crisis económica se está dejando sentir también entre los trabajadores autónomos.

   En términos relativos, donde más está notando el autoempleo la desaceleración económica es en Aragón, comunidad donde las bajas al RETA se elevaron un 72,9 por ciento en el primer semestre, hasta sumar 10.859. Le siguen Castilla-La Mancha, con un aumento del 63,2 por ciento y 12.843 bajas, Castilla y León (+58,7 por ciento y 15.417 bajas), La Rioja (+54,2 por ciento y 2.372 bajas) y Galicia (+45,8 por ciento y 16.222 ceses).

   Por detrás de estas regiones figuran Cantabria, con un repunte del 40,5 por ciento y 3.508 bajas, Navarra (+38,5 por ciento y 4.398 bajas), Murcia (+36,9 por ciento y 8.892 ceses), Comunidad Valenciana (+35,5 por ciento y 36.023 bajas), Andalucía (+35,3 por ciento y 45.930 ceses), Extremadura (+34,4 por ciento y 5.128 bajas), Madrid (+31,8 por ciento y 34.239 ceses) y País Vasco (+30,8 por ciento, 14.222 bajas).

   En el otro extremo del ranking se encuentra precisamente Baleares, seguida por Asturias (+24 por ciento y 5.765 ceses), Cataluña (+23,6 por ciento y 47.960 bajas), Canarias (+16,7 por ciento y 10.970 ceses) y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, con un aumento conjunto del siete por ciento y 473 bajas.

   En términos absolutos, las comunidades más pobladas, es decir Cataluña, Andalucía, Madrid y Comunidad Valenciana, concentraron en el primer semestre casi seis de cada diez cierres de negocio llevados a cabo por trabajadores autónomos.

LAS ALTAS AL RETA BAJAN UN 2,3% HASTA JUNIO.

   Al mismo tiempo en el que aumentaron las bajas, las altas al RETA se redujeron, compensando en parte los repuntes experimentados por algunas comunidades en el número de negocios cerrados en los primeros seis meses del año.

   En concreto, hasta junio, las altas al RETA bajaron un 2,3 por ciento menos sobre igual periodo de 2007, con La Rioja (-19,4 por ciento) y Murcia (-12,2 por ciento) a la cabeza.

   A la luz de todos estos datos, el presidente de ATA, Lorenzo Amor, denunció que la crisis económica se está "ensañando" especialmente con los autónomos, por lo que reclamó a las administraciones públicas que incentiven el trabajo autónomo y frenen la "escalada de bajas" que están registrando las actividades de los trabajadores por cuenta propia.

   Por su parte, el secretario general de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), Sebastián Reyna, pidió en un comunicado también difundido hoy que todas las políticas públicas de fomento empresarial se articulen a través de los autónomos y microempresarios, debido a su mayor peso en la estructura empresarial española.

   Para UPTA, y a pesar de los efectos que está teniendo la desaceleración económica en las rentas familiares, los autónomos y microempresarios están demostrando que soportan mejor la crisis y que son el principal motor económico.

   Por ello, criticó que el Gobierno apueste más por el apoyo a la mediana y gran empresa que por los autónomos, recordándole que la más pequeña empresa, con una política fiscal, social y financiera adecuada, "podría contrarrestar la tendencia del desempleo en los próximos meses".