Publicado 13/06/2021 09:30CET

¿Sobrevive el coronavirus en las superficies de los hospitales? ¿Puede ser contagioso?

Archivo - Profesional sanitario traslada una cama móvil en la Unidad de Cuidados Intensivos –UCI- del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, integrado en la Red Hospitalaria de Utilización Pública de Catalunya, en Barcelona, Catalunya (España), a 6 de novi
Archivo - Profesional sanitario traslada una cama móvil en la Unidad de Cuidados Intensivos –UCI- del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, integrado en la Red Hospitalaria de Utilización Pública de Catalunya, en Barcelona, Catalunya (España), a 6 de novi - David Zorrakino - Europa Press - Archivo

MADRID/ LOGROÑO, 13 Jun. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de California en San Diego (Estados Unidos) han analizado cómo persiste el virus SARS-CoV-2 en las superficies, sobre todo en los hospitales, con el objetivo de comprobar si podría ser contagioso.

En su investigación, publicada esta semana en la revista científica 'Microbiome', los investigadores tomaron muestras de las superficies de las habitaciones de los pacientes antes, durante y después de su ocupación, y recogieron repetidamente muestras de la piel, la nariz y las heces de los pacientes con COVID-19 y de sus trabajadores sanitarios a lo largo del tiempo. En total, analizaron 972 muestras relacionadas con el hospital en busca de rastros de SARS-CoV-2 durante dos meses.

Sus conclusiones: el virus, o al menos su firma genética, abunda. El equipo detectó el virus en el suelo junto a las camas de los pacientes con COVID-19 (en el 39% de las muestras analizadas), en el suelo fuera de las habitaciones de los pacientes (29%) y en las superficies dentro de las habitaciones (16%). La detección del SARS-CoV-2 tendió a ser más alta durante los primeros cinco días después del inicio de los síntomas del paciente.

Los investigadores, en cualquier caso, señalan que el hecho de que puedan detectar las firmas genéticas únicas del virus en una superficie no significa que el virus pueda infectar a las personas. "Desde que iniciaron el estudio, está bien documentado que el SARS-CoV-2 se propaga principalmente a través de las interacciones humanas cercanas, mientras que la transmisión superficial es probablemente muy rara. Además, ninguno de los trabajadores sanitarios que atendían activamente a los pacientes del estudio dio positivo en las pruebas del virus", justifican.

Los virus no suelen estar solos. Ya sea en las personas o en las superficies, forman parte de comunidades complejas conocidas como microbiomas, que pueden incluir una variedad de otros virus, bacterias y microbios adicionales. Al buscar el coronavirus, el equipo descubrió algo más: un tipo concreto de bacteria del género 'Rothia' se encontró junto al SARS-CoV-2 con más frecuencia que el resto, independientemente del lugar de recogida. En otras palabras, la presencia de 'Rothia' predecía fuertemente que también detectarían el SARS-CoV-2 en la misma muestra.

"¿Por qué esa relación? ¿Ayuda la bacteria a la supervivencia del virus, o viceversa? ¿O es simplemente que estas bacterias están asociadas a las condiciones médicas subyacentes que hacen que los pacientes tengan un mayor riesgo de padecer COVID-19 grave en primer lugar? Ese es un área para futuras investigaciones", reflexionan estos científicos.

Para leer más