Publicado 07/03/2021 12:35CET

Trabajadoras de Lácteos Martínez celebran el Día de la Mujer inmersas en sus ajetreadas jornadas laborales

Alicia González ganadera de Lacteos Martínez
Alicia González ganadera de Lacteos Martínez - LACTEOS MARTÍNEZ

   Una ganadera, una bióloga y una responsable de Comunicación hacen posible la estrategia del queso desde la materia prima hasta el consumo

   LOGROÑO, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

   De forma excepcional pero como cualquier día. Trabajadoras de Lácteos Martínez Queso-Los Cameros celebrarán el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, inmersas en sus ajetreadas jornadas laborales para lograr, en todas sus fases, un queso sabroso en óptimas condiciones que pueda llegar a cada hogar.

   Con motivo del Día Internacional de la Mujer, que se celebra cada 8 de marzo, nos acercamos al día a día de tres mujeres que relizan su trabajo en Lácteos Martínez Queso-Los Cameros: ellas, junto a un equipo humano multidisciplinar, hacen realidad este producto tan habitual en nuestra cesta de la compra.

   Alicia González, ganadera, procura la mejor materia prima gracias a su ganado caprino de 340 cabezas. Mari Carmen Díez, responsable de Calidad y Medio Ambiente, vela por las óptimas cualidades de un queso que se elabora bajo rigurosas medidas de seguridad, implantadas antes de la llegada del Covid.

   Por su parte, Ángela Montoya orquesta el mundo de la comunicación de la marca, incluido el viaje del queso desde un click digital hasta el sonido del timbre de cada casa.

   Alicia González, valenciana, era empleada del Departamento de Atención al Cliente de una empresa de saneamientos. Cambió sus 45 minutos de trayecto diario en coche, y sus zapatos de tacón, por una vida apacible y feliz en Laguardia (Rioja Alavesa).

   Ella, junto a su marido, garantizan diariamente la leche de cabra de calidad sin la que sería imposible elaborar un buen queso. Ha seguido los pasos de su marido, que a su vez heredó este vínculo con los animales y la naturaleza de su padre y de su abuelo, que en los años 70 ya trabajaba para Lácteos Martínez.

   "Nuestra vida es una vida de madrugadores. Los martes, jueves y sábados son los días que el Camión de Lácteos Martínez-Queso Los Cameros viene a recoger la leche. Como somos los primeros de la ruta, estamos en el corral desde las 6.30 de la mañana. Mi marido entrega la leche y yo me incorporo, todos los días, entre las 7.30 y las 8.00 de la mañana", ha relatado.

   Las cabras se alimentan de pastos naturales, una alimentación que aporta esos matices a la leche que luego se perciben en el queso. "Tantas horas al aire libre favorecen la alimentación natural de los animales, lo que también se traduce en menos pienso en el corral. Además, estas cabras realizan una labor muy importante como cortafuegos, ya que dejan libre de maleza el monte, lo que evita los incendios", ha explicado.

   Igual que Alicia conoce sus cabras, Mari Carmen Díez, responsable de Calidad y Medio Ambiente de Lácteos Martínez-Queso Los Cameros, conoce bien cada uno de sus quesos. Esta Bióloga, Licenciada en la Universidad Complutense de Madrid, ha dedicado hasta la fecha 23 años de su vida a esta empresa familiar.

   Además del control de higiene de los equipos y las mediciones físico-químicas y biológicas, otro campo importante es el control, desde el punto de vista medioambiental, de la depuradora en las instalaciones.

   Por su parte, la labor que diariamente coordina Ángela Montoya en el Departamento de Marketing y Comunicación de Lácteos Martínez-Queso Los Cameros es precisamente dar a conocer, e incluso emocionar, con un producto milenario como el queso.

   Además del plan promocional para el canal de venta tradicional, a través los distribuidores, también coordina lo relativo a la página web, los catálogos, la cartelería, las etiquetas, las sesiones fotográficas, la imagen de marca y la comunicación corporativa de la misma.

   Es decir, las notas de prensa, los diversos contenidos periodísticos y el blog, las entrevistas y las relaciones con los medios de comunicación.

   Esta trabajadora valora el desarrollo que ha supuesto Internet. "Esta nueva herramienta supone una ventana al mundo. Antes de esta era digital, lo que primaba era que alguien te recomendaba un producto. O que tú, en tu casa, lo siguieras usando o consumiendo", ha explicado.

   Ha añadido: "En las marcas muy locales, como la nuestra en Haro, la gente del pueblo conocía los valores de la empresa. Consolidar la imagen de marca es un proceso muy largo. En nuestro caso ha tenido mucho que ver el trabajo con los distribuidores, que son los encargados de llevarlos a las tiendas".

Para leer más