Los aparcamientos robotizados deberán poder evacuar el 25% de su capacidad en una hora para obtener la licencia

Aparcamiento robotizado
EP/MULTIPARKING
Actualizado 15/01/2011 13:00:30 CET

MADRID, 15 Ene. (EUROPA PRESS) -

Las empresas que pretendan construir algún aparcamiento robotizado en la ciudad de Madrid deberán certificar que pueden evacuar al menos el 25 por ciento de la capacidad del estacionamiento en un tiempo máximo de una hora para poder obtener la licencia, según especifica la nueva ordenanza de Aparcamientos Robotizados que está tramitando el Ayuntamiento de la capital y a la que ha tenido acceso Europa Press.

El texto de la normativa municipal señala que "con carácter previo a la concesión de la licencia de funcionamiento, la empresa responsable del diseño, fabricación e instalación del sistema robotizado de aparcamiento realizará un simulacro de evacuación para comprobar que los tiempos de operación se corresponden con los de la licencia concedida, y en cualquier caso que el 25 por ciento de vehículos de la capacidad total del aparcamiento robotizado se evacua en un tiempo no superior a una hora".

Para demostrarlo, estas empresas tendrán que aportar un certificado acreditativo emitido por la empresa responsable de su instalación o, en su caso, de una empresa homologada y acreditada a tal efecto.

Asimismo, deberá instalarse un indicador que dé a conocer el número de operaciones de recogida o entrega de vehículos que antecede a cada solicitud y la duración estimada hasta la recogida.

Además, en el Proyecto Técnico del estacionamiento que se presente al Consistorio deberá hacerse constar los tiempos de operación --incluyendo los tiempos de recogida, máximo de salida, de usuario y de llenado y vaciado de todo el sistema--.

En este punto, se puntualiza que el tiempo de ocupación del espacio donde se sitúan los usuarios para entregar o recoger el vehículo en los aparcamientos robotizados privados debe ser de unos 40 segundos de media, mientras que el tiempo que tarda el transporte mecánico en llevar el coche desde la plaza de aparcamiento más alejada hasta la cabina tiene que ser de tres minutos máximo.

SIN PEATONES POR EL PARKING

El nuevo texto limita el tamaño de estos estacionamientos en función del máximo sector de incendio autorizable para aparcamientos robotizados situados debajo de otro uso a un máximo de 10.000 metros cúbicos como sector de incendio.

También se explicita que "no se han de prever accesos específicos para peatones al almacén propiamente dicho", ya que en ningún momento tendrán que transitar por la zona donde se aparcan los vehículos sino que el acceso estará limitado a la zona de espera, aunque la configuración de estos parkings deberá permitir su uso por parte de personas con movilidad reducida.

Este área de espera, en estacionamientos para 40 vehículos, deberá tener la capacidad mínima de dos vehículos para el área de recepción y de uno para el de entrega; cuando los aparcamientos sean más grandes las dimensiones de la zona de espera deberán seguir esta proporción, lo que incluye también la posibilidad de tener más de una zona de espera.

En todos los casos, no obstante, el proyecto deberá acompañarse de un estudio de incidencia sobre la red viaria circundante, incluyendo la posibilidad de acceso desde solares, edificios colindantes o un aparcamiento convencional, si fuera el caso.

El objetivo de esta modificación normativa, según explicó el vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, tras la aprobación del proyecto por parte de la Junta de Gobierno, es poder construir más estacionamientos de este tipo en las zonas de la ciudad consolidada, donde es complicado encontrar espacio para ganar plazas de aparcamiento y donde la demanda de residentes es muy alta.

Eso exige "habilitar instrumentos normativos que impulsen soluciones y permitan dar cobertura legal a las nuevas propuestas tecnológicas". Según apuntó Cobo, otra novedad de este texto es que se permitirá la ampliación del número de plantas para los aparcamientos robotizados.

Por otra parte "y para garantizar la seguridad en los inmuebles", la ordenanza pormenoriza el contenido de determinadas situaciones de implantación. Así, especifica sus aspectos urbanísticos y sectoriales, y define las condiciones y criterios específicos que se han de aplicar en su desarrollo.

En esta línea, "se establecen condiciones específicas de seguridad que no están suficientemente descritas ni en las Normas Urbanísticas ni en el Código Técnico de Edificación", y se integran en una sola norma todas las referencias urbanísticas y sectoriales contenidas en diferentes disposiciones que inciden en la implantación de este tipo de aparcamiento.

Según Cobo, el objetivo es acercarse a las cifras de plazas de aparcamiento robotizadas que se manejan en algunos países europeos como Francia o Reino Unido, teniendo como horizonte ideal el caso de Japón, donde ya hay más de un millón de puestos de este tipo. Actualmente en la capital hay funcionando quince aparcamientos robotizados con 1.500 plazas.