Arranca este viernes el boloencierro de Mataelpino donde los corredores deberán llevar casco

Publicado 23/08/2019 8:01:45CET
Imagen de recurso del cartel de los boloencierros en Mataelpino (Madrid) de la edición de 2018.
Imagen de recurso del cartel de los boloencierros en Mataelpino (Madrid) de la edición de 2018. - AYUNTAMIENTO DE BOALO-CERCADA-MATAELPINO - Archivo

MATAELPINO, 23 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los boloencierros de las fiestas de Mataelpino arrancan este viernes con varias novedades como la reducción del peso de la nueva bola a 30 kilos y la exigencia a los corredores que participen en el evento de llevar casco.

Para esta edición la bola, que ha bajado su peso de los 200 a los 30 kilos, está elaborada con "materiales más ligeros" y será utilizada en los dos boloencierros previstos, el viernes y el domingo durante las fiestas patronales, que comenzaron este jueves.

Por otra parte, hasta el lunes 26 de agosto, no habrá música en el recinto ferial hasta las 20.30 horas para que puedan asistir las personas con trastorno del espectro autista (TEA) o que sean sensibles al ruido, según ha informado a Europa Press la concejal de Servicios Sociales, Leticia Cubillos.

Entre las medidas que pone en marcha el Consistorio con motivo de las fiestas, se encuentra también el "festibús" que funcionará a partir de las 5.30 de la madrugada para facilitar gratuitamente el traslado de los jóvenes, una vez termine la discoteca móvil, y así "evitar" que conduzcan, que tengan que ir andando hasta sus domicilios o que tengan que esperar al primer autobús de línea.

BOLA DE MENOR PESO

En cuanto al boloencierro, previsto para el viernes y el domingo, a las 11 de la mañana, las normas de seguridad establecidas incluyen que la bola tenga menor peso, aunque tenga las mismas dimensiones que la anterior, 2,75 metros, por lo que al tratarse de un material más ligero "reduce los daños a los corredores ante un posible atropello".

Por otro lado, el alcalde de la localidad, Javier de los Nietos, ha explicado a Europa Press que la bola partirá de la calle Transformador para finalizar en la plaza de toros, después de haber recorrido 600 metros. Además de poder inflarse, también se puede modificar su trayectoria.

El primer edil ha indicado que el encierro con la bola es "más sencillo", aunque ha resaltado que los corredores deben tener la "seguridad" de dónde está la bola y mirar hacia detrás como si se tratara de los encierros tradicionales para evitar accidentes.

El año pasado resulto herido muy grave un joven que participaba en el evento y que rebotó contra la valla de seguridad tras ser impulsado por la bola.