Autorizado el convenio entre el SERMAS y Cruz Roja para "coordinar competencias" en el proceso de donación de sangre

Actualizado 19/12/2013 13:47:18 CET
COMUNIDAD DE MADRID

MADRID, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Comunidad de Madrid ha autorizado este jueves la celebración del convenio entre el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) y Cruz Roja por el que Sanidad asumirá la coordinación procesado, análisis y almacenaje y distribución de derivados sanguíneos a todos centros hospitalarios de la región y la ONG se encargará de la recogida de sangre en la calle.

En rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid, el también consejero de Presidencia y Justicia, Salvador Victoria, ha anunciado que gracias a este convenio, la Consejería de Sanidad mantendrá su actividad de recepción de donantes en los hospitales y en el Centro de Transfusión, pero Cruz Roja se encargará de las colectas de sangre en la vía pública a través de las unidades móviles, que contarán con la imagen corporativa de ambas.

Victoria ha explicado que hasta ahora eran las dos instituciones las que se encargaban de todo el proceso, y lo que ha sucedido ahora es que se han puesto de acuerdo "para separar y delimitar esas competencias y coordinarlas adecuadamente para una mayor eficacia de los servicios".

Según informa la Comunidad de Madrid en un comunicado, solamente se compensará a Cruz Roja por los costes de captación, almacenaje y traslado y el objetivo de la medida es unificar la actividad de transfusión sanguínea en la Comunidad "evitando duplicidades" de manera que se logre "optimizar la coordinación y uso de los recursos".

Al reunir el procesado de todas las donaciones en un solo centro se incrementa el volumen de actividad, lo cual permite garantizar con mayor facilidad, el abastecimiento de cualquier derivado hemoterápico de todos los grupos.

Además, con este convenio el proceso de donación y transfusión de sangre en la Comunidad se equipara al de las demás comunidades autónomas con una sola entidad coordinadora y de tratamiento, el Centro de transfusión de la Comunidad, que suministrará los derivados a todos los centros hospitalarios.

LA SANGRE NO ES OBJETO DE COMERCIO

Desde los años 80 está prohibido que las donaciones de sangre sean objeto de comercio en España, y solo pueden ser altruistas. Cuando desde una entidad se suministran derivados de sangre a otra, lo que se repercute es el coste proporcional de los gastos de personas, materiales, entre otros, que han intervenido en el procesado de esa donación.

"En cuanto a los trabajadores del centro de Transfusión se van a mantener todos los empleos, señala la Comunidad de Madrid, que dice que "con esa premisa se está hablando y negociando con los representantes sindicales el futuro de los trabajadores actuales de las unidades móviles del Centro de Transfusión, parte de los cuales seguirán trabajando en otras funciones en el propio Centro mientas que otros tendrán un nuevo destino en diferentes centros sanitarios públicos".