El colegio de la calle Casino, cerrado desde octubre de 2006 por riesgo de derrumbe, abrirá sus puertas este curso

Actualizado 24/08/2007 20:36:42 CET

El PSOE felicita al Ayuntamiento por "cumplir con el compromiso" de arreglar el colegio de la calle Casino para este curso Los padres critican la tardanza y la achacan a que "al Ayuntamiento no le interesa la educación pública sino sólo la concertada"

MADRID, 24 Ago. (EUROPA PRESS) -

El colegio Emilia Pardo Bazán, situado en la calle Casino (distrito Centro), cerrado desde ocrubre de 2006 por el Ayuntamiento por existir riesgo de derrumbe, abrirá sus puertas este curso, según pudo saber Europa Press.

Los 180 alumnos de Educación Infantil y Primaria de este centro fueron trasladados durante un tiempo en 2005, cuando el Ayuntamiento invirtió 830.000 euros para remozar el colegio, que estaba bastante deteriorado. Sin embargo, en el proyecto se olvidó la luz, por lo que los alumnos pasaron el 2005 sin calefacción. A finales del curso 2005/2006 comenzaron a aparecer grietas en las paredes y los padres se quejaron al Ayuntamiento.

Finalmente, el 4 de octubre de 2006 se desalojó de urgencia a los aproximadamente 180 alumnos de Infantil y Primaria del colegio por existir riesgo de derrumbe debido a un socavón en la calle, que los técnicos municipales achacaron a las obras de construcción de un aparcamiento subterráneo en la confluencia de las calles Casino y Embajadores.

Finalmente y tras casi dos años de vicisitudes, el colegio abrirá sus puertas este mes de septiembre, hecho que los padres reciben con satisfacción y alegría, aunque critican que el Ayuntamiento haya tardado tanto en arreglar las instalaciones. Por su parte, el Grupo Municipal Socialista de Madrid felicitó hoy al Ejecutivo municipal por "cumplir con su obligación y con el compromiso" de arreglar para este curso el colegio Emilia Pardo Bazán".

El concejal socialista de Centro, José Manuel Rodríguez, visitó el centro escolar el pasado día 13 y comprobó que "las obras están terminadas, se ha hecho toda la reforma, han arreglado los patios, las grietas y la cornisa de la terraza, han pintado y hasta la mudanza está prácticamente terminada". En concreto, el Ayuntamiento ha tenido que reforzar el basamento hasta unos 9 metros de profundidad para que el colegio tenga donde cimentarse.

"Tan sólo falta algún detalle, como el ascensor que se instaló en la primera reforma, aunque se ha puesto un salvaescaleras", añadió en declaraciones a Europa Press el edil, que felicitó al Ayuntamiento por "cumplir con el compromiso y con su responsabilidad de arreglar el centro para este curso". "Sin embargo, aún no conocemos los resultados del informe técnico, así que no sabemos las causas reales que provocaron esta situación", puntualizó Rodríguez.

En cualquier caso, el concejal socialista subrayó que "fueron el Grupo Socialista y los padres los que presionaron al Ejecutivo local para que las obras terminaran a tiempo de comenzar este curso", y mostró su satisfacción por que "por fin se han acabado las vicisitudes que padres y alumnos han tenido que pasar estos últimos años".

Además, Rodríguez recordó que "hay otros edificios en la calle Casino que también se han visto afectados, como el Centro Comunitario Casino de la Reina, y aún no se ha hecho nada con ellos".

CRÍTICAS POR LA TARDANZA

Por su parte, la presidenta de la Asociación de Padres y Madres de Alumnos (AMPA) del colegio, Susana Cintado, mostró su alegría en declaraciones a Europa Press por la inminente apertura del colegio, aunque aseguró que el Ayuntamiento de Madrid "no ha hecho las cosas bien". A su juicio, lo demuestra el que los alumnos "han pasado dos cursos más pendientes de las reformas que de la educación", y destacó que tanto la asociación de padres como la dirección del centro "lucharon durante mucho tiempo para que la reforma se acelerase".

Según Cintado, al PP "no le interesa la educación pública, le interesa mucho más centrarse en los colegios concertados, y lo ha demostrado con este caso". "Finalmente se va a abrir, pero han sido dos años de mucha lucha y muchos quebraderos de cabeza para convencer al Ayuntamiento de que era necesario abrir lo antes posible el colegio", ahondó.

Además, la presidenta del AMPA subrayó que la obra ha costado "unos 800.00 euros", en su opinión, una "barbaridad teniendo en cuenta los arreglos que había que hacer".

Por último, manifestó que el Ejecutivo de Gallardón se puso manos a la obra "porque el tema salto a los medios y no querían verse perjudicados". "Si no hubiese sido así, seguiríamos con el colegio empantanado", dijo