. La Complutense congela su plantilla y limita las horas extraordinarias ante la falta 83,2 millones de euros
Actualizado 02/11/2008 15:28

La Complutense congela su plantilla y limita las horas extraordinarias ante la falta 83,2 millones de euros

MADRID, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Universidad Complutense de Madrid (UCM), el centro de enseñanza superior con más alumnos en España después de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) ha tenido que congelar su bolsa de trabajo y limitar a los profesores las horas extras ante la previsible falta a final de año de 83,2 millones de euros.

En un documento interno al que ha tenido acceso Europa Press, el rector, Carlos Berzosa, ha explicado al personal la actual situación de la Universidad. Así, les explica que el contrato programa que el centro tiene firmado con la Comunidad de Madrid contempla, por una parte, el pago de la subvención nominativa y, por otra, además, el pago de los complementos en las retribuciones que vienen impuestos por normativa legal y que en los últimos años han sido la progresiva incorporación en las pagas extras de los complementos de destino y específicos.

Sumando ambos conceptos, el presupuesto de 2008, aprobado en Consejo de Gobierno y Consejo Social, contempla unos ingresos previstos de 397,9 millones de euros. Asimismo, la UCM tiene suscrito otro contrato programa con la Comunidad para inversiones en 2008 por un total de 41 millones de euros.

Sin embargo, el rector recuerda que a 1 de enero de 2007 la Comunidad de Madrid adeudaba a la UCM la cantidad de 19,539 millones de euros en concepto de pagas extras, y que a 1 de octubre la deuda de la Comunidad con la Universidad ha ascendido a 32,106 millones de euros, debido a la paga extra de junio y la parte de nominativa no cobrada de septiembre.

"En este momento, la Comunidad sólo se ha comprometido a abonar la totalidad de la nominativa del mes de octubre", recoge el documento, aunque la presidenta regional, Esperanza Aguirre, ha asegurado que se van a pagar las partidas completas de octubre, noviembre y diciembre, además de todos los complementos, incluidos, el autonómico que cobran los docentes por estar trabajando en la Comunidad de Madrid.

No obstante, según la Universidad, el Gobierno regional ha anunciado verbalmente que no les transferirá 23,575 millones de euros del contrato programa de inversiones, por lo que la situación a finales de año será, aparte de esto, con la deuda de octubre (32,1 millones de euros), el posible recorte de concepto nóminas en noviembre y diciembre (18,1), y el complemento de la paga extra del último mes del año (9,4), un total de 83,2 millones de euros como cobro de derechos pendientes.

REPERCUSIÓN EN EL NORMAL FUNCIONAMIENTO Todo ello coloca a la Universidad en un escenario "de insuficiencia de fondos disponibles para hacer efectivos los compromisos en gasto corriente y de inversión ya comprometida o ejecutada, lo cual repercute seriamente en su normal funcionamiento", destaca en la circular distribuida entre el personal universitario.

Por ello, el Consejo de Dirección y la Comisión Económica delegada del Consejo de Gobierno han analizado la situación y han decidido adoptar medidas referentes a este ejercicio presupuestario, con el objetivo de paliar en lo posible la falta de liquidez en la que están situados por "el incumplimiento por parte de la Comunidad de Madrid de los contratos programa firmados con las universidades públicas madrileñas".

Estas medidas tienen carácter de excepcionalidad por la situación planteada, y podrán ser objeto de reversión si la Comunidad de Madrid rectifica y abona la deuda, "y la financiación de la universidad alcanza un cauce de normalidad asumible", continúa, al mismo tiempo que señala que cada una de ellas será aplicada de modo que, en la medida de lo posible, no impida el desarrollo de actividades indispensables de la universidad.

Entre las que afectan al control del gasto presupuestario, destaca el bloqueo de todos los expedientes de gasto en fases R (retención) o A (autorización); la revisión de ejecución de los contratos en fase de comprometido; y la paralización de las convocatorias pendientes con cargo a fondos propios de la universidad.

Además, se retendrá un 40 por ciento del crédito disponible en todas las unidades de gasto; un 50 por ciento de los saldos a incorporar como remanentes en los fondos generados por actividades realizadas desde la propia universidad; y se limitarán las horas extraordinarias y el importe a pagar en concepto de conferencias y gratificaciones al personal de la UCM.

Respecto a las que afectan a la gestión de personal, la Comisión Económica ha decidido apoyar una serie de medidas que quedan pendientes de negociación con los correspondientes órganos de representación. Así, se paralizarán las convocatorias de puestos de trabajo que supongan incremento de gasto presupuestario, y no se incrementara el empleo.

También se revisarán concesiones provisionales de tardes, jornadas partidas y otros conceptos complementarios en el personal de administración y servicios así como los complementos de productividad y otras partidas de gasto en los niveles superiores de la organización del personal de administración y servicios.