Congreso PSM.- Los críticos a Gómez presentarán una candidatura alternativa si no ven clara la defensa de lo público

Actualizado 02/09/2008 21:29:38 CET

"Falta un proyecto y una definición clara de nuestro modelo en las políticas públicas y no sobran equipos con capacidad y liderazgo"

MADRID, 2 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los socialistas madrileños críticos con el secretario general del PSM, Tomás Gómez, mantienen su intención de presentar una candidatura alternativa al alcalde de Parla durante el Congreso regional que se celebrará del 5 al 7 de septiembre, si no ven clara la defensa ideológica de la educación y la sanidad públicas en el futuro programa, ni se ven representados en la próxima Ejecutiva.

Según explicó a Europa Press el responsable de Estudios y Programa del PSM, Elviro Aranda, que encabeza al sector crítico, al menos un 40 por ciento de los socialistas madrileños esperan un mayor compromiso por parte de la organización con los servicios básicos públicos, puesto que son "la esencia" del partido.

A ese sentimiento responderían también las 4.500 enmiendas presentadas a la ponencia marco preparada por el equipo de Gómez y la carta enviada por 80 agrupaciones del PSM en la que expresaban su malestar por el tratamiento favorable a la educación concertada, cuando lo que esperaban de un partido socialista es una entusiasta defensa de la pública.

Por este motivo, el sector más reacio a seguir al alcalde de Parla mantiene la amenaza de lanzar otra candidatura el viernes, primera jornada de Congreso, si no se abordan debidamente los temas que, a su juicio, son los causantes de la pérdida de votos constante que ha sufrido el PSOE en Madrid en las últimas elecciones.

"Ahora no es el momento de fulanismos, sino del debate ideológico", señaló Aranda, quien apuntó no obstante que también sería necesario que Gómez incorporara en su Ejecutiva representantes de la corriente crítica.

Bajo el título de "Reflexiones ante el XI Congreso del PSM", Aranda ha colgado asimismo en su blog digital un artículo en el que recuerda que hace ahora catorce meses aceptó con entusiasmo la llamada de Tomás Gómez para participar de su Ejecutiva, en el convencimiento de que podían iniciar una nueva etapa en el socialismo madrileño "que produjese el revulsivo que la sociedad estaba reclamando". Sin embargo, "transcurrido este tiempo, tengo que decir que desde mi punto de vista no ha sido así", reconoce, puesto que ante los grandes problemas sociales, económicos y políticos planteados por el Gobierno de Esperanza Aguirre, el PSM no ha sabido liderar la oposición.

"En el mejor de los casos nos hemos sumados a alguno de ellos y, en no pocos supuestos, tan sólo bajo la tutela de instancias superiores. En otros, hemos llegado a ellos arrastras, que más parecía que teníamos algo que ocultar. Por supuesto, en las reuniones de los órganos de dirección nunca se habló de política y muchos de los que allí nos sentábamos nos enterábamos de la posición política del partido por la prensa", lamenta.

"El problema es que nos ha faltado un proyecto y una definición clara de nuestro modelo en muchas de las políticas públicas que se hacen en Madrid. Que no tenemos una estrategia bien definida para desarrollar un buen trabajo de oposición a un Gobierno de la derecha fuerte y sin complejos y, ¡digámoslo todo! Tampoco nos sobran equipos con capacidad y liderazgo en la calle y los medios de comunicación", argumenta Aranda.

Por ello, a su juicio, recomponer y corregir todos estos problemas, visualizados en estos catorce meses, es lo que debería hacer el XI Congreso del PSM. "Algunos nos hemos puesto al frente de ese debate desde la convicción de que es una responsabilidad democrática con nuestro partido y la sociedad madrileña. Otros quieren pasar de puntillas sobre los problemas y que el Congreso se celebre sin debate de ningún tipo, y su único argumento es que se han acabado las familias, ¡que está bien! Pero se dedican todos los días a poner nombres a los miembros de su Ejecutiva cuando ni tan siquiera son candidatos ni conocemos los términos del proyecto político a ejecutar", apunta Aranda, en referencia directa a Gómez.

"El próximo fin de semana los socialistas madrileños no debemos desaprovechar la oportunidad que la democracia interna nos ofrece para que con libertad digamos cuanto creamos que puede mejorar nuestra posición política y, por supuesto, no debemos dejarnos intimidar por los que intentan imponer la mordaza con el argumento de la ética de la responsabilidad", reclama.