Coslada.- "A mi hijo le ha pasado esto por hacer favores a los demás", declara la madre del lugarteniente de Ginés

Actualizado 23/05/2008 20:54:16 CET

Un abogado trata de arrebatar al letrado de Carlos M.G. su defensa

MADRID, 23 May. (EUROPA PRESS) -

"A mi hijo le ha pasado esto por hacer favores a los demás", declaró hoy la madre de la mano derecha de Ginés Jiménez, el oficial jefe de la Policía Local de Coslada, quien acudió esta mañana a los Juzgados de Instrucción de Plaza de Castilla para someterse a una rueda de reconocimiento en la que participaron siete prostitutas denunciantes de la supuesta trama de corrupción policial descubierta en el municipio.

Los padres de Carlos M.G., que nunca podrán olvidar "el 8 de mayo" --fecha en la que se desmanteló la trama--, estuvieron en los pasillos de las dependencias judiciales desde primera hora de la mañana, en compañía de su abogado Alberto Fernández-Palacios. La madre de Carlos contó a los medios que su hijo no se habla con Ginés desde hace más de un año. "Ginés se ha dedicado a fastidiar a sus hermanos", apuntó.

Uno de ellos es David M.G., otro de los agentes locales encarcelados por su supuesta vinculación a la red mafiosa. Como no comulgaba con sus instrucciones, "le ponía a patrullar en los peores turnos". Muchos de los agentes imputados han desvelado que Ginés les represaliaba con patrullar a pie en la calle en pleno agosto.

La madre aseguró que muchos de los vecinos de Coslada están arropando a la familia, si bien apuntó que algunos están arremetiendo contra ellos. Por ejemplo, la sobrina de Carlos, de 14 años, esta siendo objeto de insultos en su colegio, donde "le llegaron a lanzar una lata de coca-cola".

Además, los padres de Carlos se quejaron de que su hijo está recibiendo "un trato inhumano", en relación a las informaciones periodísticas. Una opinión que comparte su letrado. Fernández-Palacios se entrevistó ayer durante cuatro horas con su cliente en la prisión de Alcalá-Meco, donde le trasladó que estaba "desesperado" por todo lo que está saliendo.

OTRO ABOGADO

El propio Carlos solicitó asesoramiento a algunos de los presos de la prisión sobre otro abogado para cambiar su defensa. Pese a que Fernández-Palacios le aconsejó que no era necesario, el imputado se puso ayer en contacto con el abogado Eduardo Molina Quiroga, de nacionalidad argentina, para comunicarle que quería que le representara en el proceso judicial.

Molina Quiroga se presentó esta mañana en el Juzgado de Instrucción número 21, en la planta séptima, para recibir la venia de Fernández-Palacios, quien en ningún momento tenía la intención de renunciar a la defensa de su cliente al contar con el beneplácito de su familia.

Cuando Fernández-Palacios y los padres de Carlos aparecieron a las 10.00 horas en el Juzgado, Molina Quiroga aseguró a los periodistas congregados que iba a por "la mujer de Carlos". Y se esfumó.