Publicado 05/08/2020 10:33:38 +02:00CET

Entidades vecinales de Malasaña interponen denuncia en el Juzgado tras intento de cambio de cerradura en Casa del Cura

Casa del Cura, en la Plaza del 2 de Mayo de Malasaña
Casa del Cura, en la Plaza del 2 de Mayo de Malasaña - AYUNTAMIENTO DE MADRID

MADRID, 5 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Asociación de Vecinos de Malasaña, Universidad y Centro, gestora del proyecto municipal Haciendo Barrio, ha interpuesto una denuncia en el juzgado por un presunto delito de coacción por parte de la Junta Municipal de Centro tras el intento fallido de cambio de cerradura en el edificio de la Casa del Cura, cedido en la anterior legislatura para un proyecto comunitario y que ahora el actual Gobierno municipal pretende recuperar para poner en marcha unas oficinas de Servicios Sociales.

La denuncia se interpone después de que la Junta de Centro anunciara la pasada semana que acudirá a la vía judicial tras haber intentado el pasado 30 de julio recuperar "de oficio" el inmueble de la Casa del Cura, en la plaza del Dos de Mayo, algo que no fue posible "debido a la violenta oposición vecinal".

Los colectivos ciudadanos toman la decisión de denunciar "ante la actitud del concejal del distrito Centro y teniendo en cuenta sus últimas actuaciones, de dudosa legalidad", han explicado en un comunicado, en el que reclaman responsabilidades al Ayuntamiento de Madrid.

Lo hacen dado que la Junta Municipal del Distrito Centro, "ignorando los procesos legales, envió a dos operarios a cambiar la cerradura de la Casa del Cura y a dos agentes de la Policía Municipal, vestidos de paisano, a asaltar y tomar posesión del edificio". La denuncia en el Juzgado va acompañada del atestado de la Policía Nacional.

INTERVENCIÓN CIUDADANA "NADA AGRESIVA"

"Afortunadamente gracias a la rápida y nada agresiva intervención vecinal, de la Policía Nacional y también de la Municipal, se logró frenar esta agresión, que produjo daños en el patrimonio de todos", han remachado los colectivos ciudadanos.

La vecindad describe lo ocurrido como el intento de aprovechar que no se encontraban en el edificio, sumado a otras circunstancias, como "el extremo calor de las 16 horas", momento que fue aprovechado para tratar de "descerrajar una puerta protegida por Patrimonio en un acto ilegal, sin que presentasen ningún tipo de orden ni comunicación oficial".

Y apuntan que "en la enésima agresión del concejal José Fernández hacia el barrio de Malasaña se sirvió de las fuerzas del orden municipales para tratar de acometer una actuación para la que, aparentemente, no contaba con respaldo legal alguno".

Los colectivos vecinales han destacado que con este intento de cambio de cerradura se ha buscado "terminar con la actividad de distintas iniciativas vecinales como, entre otras, Malasaña Acompaña, que lleva desde el inicio de la crisis de la Covid-19 ofreciendo alimentos a través de una despensa solidaria, banco de ropa y productos de higiene a las familias más vulnerables del barrio y del distrito".

Las entidades a las que fue concedida la gestión de la Casa del Cura han cargado contra "la actitud beligerante, de falta de respeto y de acoso y derribo del concejal-presidente del distrito Centro".

INTENTOS DE "DESPOJAR ESPACIOS PÚBLICOS AL VECINDARIO"

La asociación vecinal añade que lo ocurrido en la Casa del Cura no es un hecho aislado sino que desde que Fernández tomó posesión como concejal de Centro "han sido sistemáticas las argucias y decisiones políticas que ha ido tomando para despojar de espacios públicos al vecindario de Malasaña".

"Empezó cambiando el destino de una gran parte del edificio, que iba a albergar un centro socio-cultural, en el número 68 de San Bernardo por oficinas municipales y ha seguido con un ataque reiterado hacia las asociaciones vecinales, a las que llegó a calificar en el Pleno del Ayuntamiento de 'instituciones de resistencia popular de Malasaña'", han destacado.

LA JUNTA TAMBIÉN ACUDE A LA VÍA JUDICIAL

La Junta Municipal de Centro presidida por José Fernández anunciaba la semana pasada que acude a la vía judicial después de haber intentado recuperar "de oficio" el inmueble de la Casa del Cura, en la plaza del Dos de Mayo, algo que no fue posible "debido a la violenta oposición vecinal".

La Casa del Cura fue cedida hace más de dos años por el anterior Gobierno municipal en aplicación de las directrices recogidas en la ordenanza de Cooperación Público-Social. Las destinatarias fueron cerca de 40 entidades de Malasaña (Haciendo Barrio) con la idea de poner en marcha un proyecto común ciudadano tras presentarse a un concurso público para la gestión del edificio.

En junio de este año el actual Gobierno municipal decidió revocar el contrato "ante el incremento de solicitudes de ayudas durante la crisis sanitaria provocada por la Covid-19". Lo hacía con el fin de destinar la Casa del Cura a una nueva oficina de Servicios Sociales en el distrito Centro, un espacio "muy necesario", decía el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, semanas atrás.

Las mismas fuentes municipales recordaban que cuando se firmó el convenio de cesión a la Asociación de Vecinos Malasaña, Universidad y Centro se estableció una cláusula que estipulaba que, en caso de necesidad para fines de interés público, la Junta Municipal de Centro recuperaría el inmueble para uso institucional.

RECURSO CONTENCIOSO YA INTERPUESTO POR LA VECINDAD

La Junta Municipal recibía el pasado viernes el recurso contencioso presentado por la red vecinal del barrio Maravillas, que pide la suspensión cautelar del desalojo del edificio de la Casa del Cura.

"Recurrimos a la justicia frente a decisiones del Ayuntamiento con las que pretenden desahuciar a un barrio y un proyecto de convivencia y participación", trasladaba la red vecinal a través de Twitter después de que la pasada semana cumpliera el plazo habilitado por la Junta para que desalojaran voluntariamente el edificio municipal.

Concretamente, Centro inició el proceso formal de revocación de la cesión a finales de junio y, una vez rechazadas las alegaciones presentadas por parte de la asociación de vecinos, el 15 de julio se les informaba de que disponían de diez días hábiles para su desalojo, plazo que se cumplió el pasado 29 de julio.

"La revocación de la cesión es firme siempre que no exista una decisión judicial que lo impida, por lo que a día de hoy la asociación de vecinos está ocupando un edificio sobre el que no tiene título alguno", insisten desde el Consistorio.

DEMORA EN LA LLEGADA DE LOS SERVICIOS SOCIALES

Las consecuencias que la Junta remarca ante el hecho de que la asociación vecinal no abandone el inmueble pasan por "la demora sine die de la puesta en marcha del nuevo centro de Servicios Sociales, al igual que ocurre con el centro de salud proyectado en el solar de la calle Antonio Grilo, 8, okupado por la asociación SPA Maravillas".

En cuanto a los Servicios Sociales del distrito, actualmente están ubicados en dos centros, situados en Gran Vía de San Francisco, 1 y en la calle San Joaquín, 10. Con la nueva contratación de personal de servicios sociales en el distrito y la distancia entre lugares de trabajo requerida con motivo de la situación sanitaria, el espacio de ambos centros "no es adecuado tanto para trabajadores como para la atención de las necesidades ciudadanas".

El proyecto de la Casa del Cura, de más de 600 metros cuadrados distribuidos en seis plantas, pasa por convertirlo en una oficina satélite de Servicios Sociales que permitirá distribuir a los alrededor de 50 profesionales que forman parte de este departamento de Centro.