La feminista Isa Serra, la candidata inesperada de Podemos en plena hecatombe interna

Publicado 27/05/2019 4:34:14CET
Marta Fernández Jara - Europa Press

MADRID, 27 May. (EUROPA PRESS) -

La candidata de Unidas Podemos-Izquierda Unida-Madrid en Pie a la Presidencia regional, Isa Serra, no ha logrado levantar al partido de sus resultados de las elecciones generales y ha logrado mantenerse en la Asamblea de Madrid por los pelos, alcanzando 7 parlamentarios con el 5,5 por ciento de los votos.

La llegada de Serra a la cabeza de lista ya fue complicada. Hasta hace un año aún era la cara visible madrileña de los anticapitalistas, que se aliaron con el 'pablista' Ramón Espinar para que este consiguiera la secretaría regional del partido, de la que dimitió por la 'espantada' en enero del que era el candidato oficial de Podemos a la Presidencia, Íñigo Errejón.

Desde ese mes el partido buscó y tanteó varios nombres, la mayoría mujeres, sin éxito hasta convencerle el de Isa Serra, precisamente por su carácter izquierdista, joven y feminista.

El pacto con IU y Anticapitalistas, que crearon el bloque Madrid en Pie, fue muy difícil y tardío también. De esta forma, la candidata ha tenido que conciliar la decisión de Pablo Iglesias de no competir a la Alcaldía de Madrid con Manuela Carmena "para evitar que vuelva la derecha" con la creación de una candidatura local, llamada también Madrid en Pie con el apelativo de Municipalista, encabezada por un dirigente de IU muy crítico con la alcaldesa, Carlos Sánchez Mato.

La diputada autonómica ha pasado de no pedir el voto para ningún candidato en el Ayuntamiento de la capital a pedirlo para los dos, es decir, para Carmena y para Carlos Sánchez Mato. Por ello, no ha podido hacer un 'ticket electoral' Comunidad-Ayuntamiento como el resto de los partidos y como ha utilizado Errejón con la alcaldesa de una forma harto visible, en una región en la que la mitad de los habitantes y de los votos residen en la capital. Esto ha supuesto un 'hándicap' importante para su candidatura, según todos los analistas.

Además, el equipo de Isa Serra estuvo centrado durante el mes de abril en la campaña de las elecciones generales, ya que acompañó a miembros de su partido en diversos mítines, restándole tiempo para una precampaña propia, como han hecho otros candidatos. La victoria de la izquierda y la no confirmación del hundimiento de Podemos que algunas encuestas pronosticaban supuso un soplo de optimismo para su candidatura, habida cuenta de la posibilidad de desbancar de la Comunidad a la derecha tras 24 años en el poder.

Por ello, Isa Serra centró durante la campaña la mayoría de sus críticas al PP y Cs y muy pocas a PSOE y Más Madrid, aunque apuntando que si daban los números solo entrarían en el Gobierno negociando un programa claro y concreto, recordando a lo que ya decía el histórico miembro de IU Julio Anguita en los años del 'felipismo'.

No obstante, la política madrileña dejó claro que sí votarían una investidura "para echar la derecha", pidiendo en muchos momentos al PSOE que se comprometa a no apoyarse en Ciudadanos. También reconoció que tienen muchas propuestas similares a Errejón, con el que ven más fácil entenderse.

Ambas candidaturas coinciden en la necesidad de revertir las privatizaciones, de una transición ecológica de la economía, en muchas políticas feministas, en impulsar la vivienda pública o en acabar con las casa de apuestas o en bajar del 9,5 a 9 el primer tramo del IRPF para las rentas más bajas.

Eso sí, difieren en otras. Unidas Podemos quiere una banca pública y una reestructuración de la deuda, con una posible quita de la ilegítima; la creación de una asignatura de Feminismo, sueldos públicos de todos los cargos regionales máximo tres veces el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), la extensión del Abono Joven hasta los 30 años y la creación de un Abono Social para desempleados y personas pobres. Otra diferencia en esta campaña es que Errejón acudió a los fastos oficiales del 2 de mayo mientras Serra no lo hizo para "no blanquear a un PP lesivo con los madrileños".

Cuando comenzó la campaña las encuestas daban parecidos resultados a Más Madrid y Unidas Podemos, pero las últimas encuestas reflejaron el despegue de Errejón y el retroceso de Isa Serra, cada vez más bajo del 10 por ciento y más cercano al 5, que es el límite para obtener representación. Al final, se ha quedado más cerca del 5.

La parlamentaria autonómica ha realizado actos en sitios cerrados y en la calle, pero de pequeñas dimensiones. No ha habido un gran acto similar a que convocó Más Madrid en el recinto Madrid Arena, con 5.000 asistentes. De hecho, en algunos han pinchado, como en Lavapiés, la cuna de Podemos, donde el martes solo reunió a una treintena de personas.

El más importante, en cambio, fue el de este jueves por la tarde en el parque de la Bombilla, en el que ha estado acompañado por Pablo Iglesias, que solo ha participado en dos ocasiones en sus mítines de campaña autonómica madrileña. De hecho, Iglesias cerró en Tenerife y no en Madrid, como de costumbre.

Asimismo, sus socios de IU y Anticapitalistas han hecho una campaña casi paralela, con otros lugares y enfoques diferentes a los de Serra. De hecho, no acudieron a la presentación del programa electoral el 2 de mayo, que fueron medidas nítidamente de Podemos, y anunciaron sus propias medidas.