El Gobierno central implantará desde enero la cita previa electrónica para reducir el tiempo de espera al obtener el DNI

Actualizado 07/11/2007 14:01:17 CET

MADRID, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, avanzó hoy que el Gobierno central implantará a partir del próximo mes de enero "de manera generalizada" la cita previa electrónica para atajar los problemas administrativos existentes en la Comunidad de Madrid y en el conjunto de España a la hora de obtener el Documento Nacional de Identidad (DNI) y el pasaporte.

Rubalcaba hizo estas declaraciones durante la sesión de control al Gobierno celebrada hoy en el Senado en respuesta a una pregunta formulada por el portavoz del Grupo Parlamentario Popular en el Parlamento regional y senador por Madrid, Antonio Beteta, sobre las posibles soluciones para acabar con la "penosidad" que sufren los madrileños para conseguir el DNI o el pasaporte debido a las colas que se forman en las comisarías de la región desde altas horas de la madrugada.

Así, Rubalcaba asumió que "existe un problema" en la obtención del DNI y avanzó que se va a poner en marcha un procedimiento, "ya contratado con una empresa", que empezará a funcionar de forma experimental en el próximo mes y de manera generalizada en el mes de enero", para que los ciudadanos puedan, a través de Internet o de una llamada telefónica, hablar previamente con la comisaría a la que van a acudir "para asegurar que van a ser atendidos puntualmente".

El ministro del Interior también destacó que en Madrid se ha incrementado en 1.200 personas la plantilla de personal auxiliar de las comisarías en los últimos meses y que se van abrir cinco nuevos locales en distritos claves de Madrid.

Asimismo, Rubalcaba señaló que la implantación del nuevo DNI electrónico ha sufrido algunas dificultades de gestión y que, aunque las soluciones son "evidentes, no son fáciles de implementar a corto plazo", ya que pasan por contratar a gente, abrir nuevos locales o buscar mecanismos de gestión más útiles.

Por último, tras calificar la situación madrileña de "caos", Beteta señaló que "hay 6 comisarías de las 32 de la región que tiene graves problemas, que las plantillas están sin cubrir, que se han cambiado los métodos de contratación y que hay una conservación de las máquinas expendedoras que no funcionan bien", lo que ralentiza el trabajo.