Publicado 04/10/2019 13:42

Más de cien colegios públicos de la Comunidad cuentan con una aplicación que ayuda a detectar y superar la dislexia

El consejero de Educación, Enrique Ossorio, y la investigadora Luz Rello
El consejero de Educación, Enrique Ossorio, y la investigadora Luz Rello - EUROPA PRESS

MADRID, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

Un total de 107 colegios públicos de la Comunidad de Madrid cuentan con el programa 'Ayuda a la Dislexia', que pone a disposición de los alumnos con dificultades de lectoescritura una aplicación informática que les ayuda a detectar y superar la dislexia de forma lúdica, de la que actualmente se benefician 25.000 escolares.

El consejero de Educación y Juventud de la Comunidad de Madrid, Enrique Ossorio, con motivo de la Semana Internacional de Concienciación sobre la dislexia, ha visitado este viernes un aula en la que se estaba desarrollando el programa, un proyecto de la investigadora española Luz Rello en colaboración con el Gobierno regional.

En concreto, Ossorio ha visitado el CEIP Escuelas Bosque, en el distrito de Moncloa-Aravaca, uno de los 107 colegios donde se implementa este programa basado en una aplicación informática que cuenta con dos fases, un test de cribado (Dytective Test) y una herramienta de apoyo con ejercicios prácticos (Dytective U).

Según los datos aportados por el consejero en declaraciones a los medios de comunicación, actualmente hay 25.000 alumnos registrados en el programa, de los cuales 13.000 han hecho el test, y más de 120.000 se han beneficiado de él desde su puesta en marcha en el curso 2016/17.

"Estamos interesados en avanzar en él porque consideramos que es muy importante", ha manifestado Ossorio, quien ha constatado que "antes cuando los padres detectaban que su hijo tenía dislexia tenían que resolverlo por ellos mismos y ahora hay 107 colegios que tienen esta herramienta".

Por su parte, Rello ha explicado que la herramienta tiene dos fases; la primera, un test de cribado de riesgo de dificultades de lectoescritura, y la segunda "40.000 ejercicios que se van personalizando en función de 24 habilidades cognitivas, tanto debilidades como fortalezas", ya que "al fortalecer los puntos fuertes cognitivos se superan las dificultades".

"Esto tiene dos patas importantes de investigación, una lingüistica y otra informática, concretamente de aprendizaje automático, que es un área de la inteligencia artificial", ha añadido la investigadora, que ha sido la primera española en recibir el premio a la mejor investigadora joven en 2013 y ha obtenido también el Premio Fundación Princesa de Girona 'Social 2016'.

Rello ha destacado que el programa es el resultado de "una investigación colectiva de muchos años y muchas personas --más de 70 investigadores-- queriendo poner la ciencia al servicio de las personas con dislexia".

A su juicio, este programa es "un ejemplo maravilloso" de cómo sacar los resultados de las investigaciones fuera del laboratorio para que lleguen, en este caso, a los colegios públicos y "que pueda realmente a los 25.000 niños registrados cambiarles la vida".

DETECCIÓN DE LA DISLEXIA

La investigadora ha explicado que la detección es posible a partir de los siete años, que es cuando la lectoescritura empieza a estar más adquirida y entonces se puede empezar a discriminar con un programa informático.

"Una cosa importante es que esto es un test de cribado, no es un diagnóstico, un diagnóstico solo lo puede hacer un profesional", ha advertido, para señalar que el test es "un semáforo en rojo que te indica si tienes riesgo de tener dificultades de lectoescritura".

Esta detección "es crucial porque puedes empezar a poner soluciones desde el colegio", ha apuntado Rello, para agregar que el objetivo es que "ningún niño lo vuelva a pasar mal por causa de la dislexia".

El test dura 15 minutos y analiza un total de 197 variables relacionadas con el rendimiento del alumnos mediante una serie de ejercicios lingüisticos y de atención, relacionados con las manifestaciones habituales de la dislexia.

Este sistema integra tecnología puntera de aprendizaje automático usando un tipo de inteligencia artificial (Redes Neuronales Recurrentes) y juegos informáticos, obteniendo una fiabilidad del 90 por ciento.

La herramienta de apoyo ofrece actividades, recursos, materiales y juegos para la mejora de las dificultades de lectoescritura de los estudiantes de toda la etapa de Educación Primaria y la mejora de las dificultades asociadas a la dislexia.

El tiempo que transcurre hasta notar dicha mejora "depende mucho del niño", pero "desde un punto de vista de la investigación" se observan "resultados positivos a partir de dos meses de usar la herramienta", aunque "en general los niños lo vienen a usar entre cuatro y seis meses".