Publicado 13/12/2021 08:28CET

Las Meninas reclaman luz para "meninas y meninos que en la Cañada Real sufren la oscuridad de los poderosos"

Las Meninas reclaman luz para "meninas y meninos que en la Cañada Real sufren la oscuridad de los poderosos"
Las Meninas reclaman luz para "meninas y meninos que en la Cañada Real sufren la oscuridad de los poderosos" - INICIATIVA CIUDADANA

MADRID, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

Las Meninas distribuidas por el corazón de la ciudad reclaman luz para "'meninas' y 'meninos' que en la Cañada Real sufren la oscuridad de los poderosos y el frío del desprecio institucional" cuando estos vecinos de Madrid padecen su segundo invierno sin suministro eléctrico.

Las esculturas, de 1,80 metros de alto y creadas por distintos artistas plásticos, actores y actrices, chefs o deportistas, se acostaron anoche reclamando "luz para la Cañada", como recogen las pancartas que portan en sus faldas.

La iniciativa ciudadana promotora de esta acción reivindicativa ha subrayado que en Madrid "conviven la luz y la oscuridad", esta última "de quienes niegan lo más elemental a los vecinos y vecinas de esta ciudad, a sus niños y niñas, a sus ancianos y ancianas".

Es "la luz de quienes no se rinden y pelean con dignidad por sus derechos". Esta noche Las Meninas de Madrid han querido rendir homenaje a las "'meninas' y 'meninos' que en la Cañada Real sufren la oscuridad de los poderosos y el frío del desprecio institucional pero brindan el calor y la luz de su justa lucha".

LAS ESCULTURAS PROTESTARON HACE UN AÑO

Hace un año fueron las estatuas de Madrid las que reclamaban luz para la Cañada. La Violetera, la estudiante de la calle Pez, el farolero de la Imprenta Municipal o la estatua de Federico García Lorca exigían suministros y justicia para estos vecinos y vecinas de la ciudad.

El 2 de octubre de 2020 se produjo un corte en el suministro eléctrico que desde entonces ha dejado sin luz a las familias que en la actualidad viven en los sectores 5 y 6 de la Cañada Real. Este segundo invierno sin suministros llega después de tener que contabilizar decenas de ingresos hospitalarios de menores y ancianos, la mayoría por inhalación de monóxido de carbono.

Desde el Defensor del Pueblo al Alto Comisionado contra la Pobreza Infantil pasando por el equipo médico de Intervención en Población Excluida (EIPE) han alertado de la gravedad de la situación y de la necesidad de que se adopten medidas inmediatamente.