Actualizado 12/06/2007 16:49 CET

El Palacio de Linares se abre al público a partir del próximo domingo tras 120 años de misteriosa historia

MADRID, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Palacio de Linares se abre al público tras 120 años de misteriosa historia a partir del próximo domingo 17 de junio. El edificio, que actualmente alberga La Casa de América, es "un gran desconocido", según comentó hoy en la presentación, la directora de patrimonio de la institución, Laura Demaría.

La intención de esta iniciativa es "poner el palacio al alcance de la gente de Madrid", destacó el director de la Casa de América, Miguel Barroso. Se intenta así hacer del edificio un lugar "atractivo y accesible" para todos los visitantes, según indicó Demaría.

La historia del emblemático inmueble se remonta a 1561, momento en el que se crearon los Molinos de Plata del Rey en el terreno en el que actualmente se encuentra el palacio. En 1664, los Molinos dieronn paso al Pósito Real, una pequeña villa que en 1740 se transformó, de la mano de Nicolás de Churriguera, en un nuevo inmueble y que fue derribado en 1860, dejando espacio a lo que es a día de hoy el Palacio de Linares. Los marqueses de Linares comenzaron su vida en el opulento palacio en 1884.

El misterio de este edificio reside una leyenda que cuenta que la mujer del marqués era realmente su hermana. Debido a lo sorprendente de tal averiguación, el Vaticano emitió, supuestamente, una bula papal que imponía a los marqueses no tener contacto, por lo que la mujer habría sido obligada a vivir en la segunda planta, mientras que el marqués lo habría hecho en la primera. El servicio estaría destinado a morar en la tercera planta.

Son especulaciones que se unen a la leyenda de que la nieta de la marquesa, convertida en fantasma, vaga por el edificio. "Son leyendas, no verdades", destacó el Marqués de Linares, Antonio Martín de Santiago-Concha, quien además comentó que, a los ocho años, le preguntó a su abuelo sobre la leyenda, a lo que él le contestó que "no existía la bula y que los marqueses no eran hermanos".

CURIOSO LUJO

El palacio mantiene una arquitectura limpia, obra de Carlos Colubí, Adolf Ombrecht y Manuel Aníbal, con un exterior marcadamente afrancesado y con un interior marcado por los estilos rococó, renacentista y oriental. Contiene una gran cantidad de obras pictóricas firmadas por artistas como Francisco Pradilla, Manuel Domínguez, Alejandro Ferrant y Jerónimo Suñol, autor de la escalera principal.

Con un total de 10 salas, tres salones, una galería, un comedor de gala, una capilla y un invernadero, el Palacio de Linares es un edificio de un lujo fuera de lo común, ya que no tiene cocina. Los marqueses solicitaban a diario la comida de un restaurante madrileño y obviaban la necesidad de tener dicho habitáculo.

INICIATIVA POPULAR

"Me parece muy bien que la gente pueda conocer el palacio", indicó el Marqués al referirse a la iniciativa de abrir las puertas del inmueble. Además, explicó que es "un lugar difícil para vivir", por lo que es mejor que se divulgue todo su arte de modo museístico.

El marqués explicó que había solicitado que los retratos de los marqueses firmados por Pradilla, desaparecidos durante años en Iberoamérica y recientemente hallados en los fondos del Museo Romántico, pudiesen ubicarse en el palacio. Una petición que se está estudiando para cumplir con los deseos del marqués y para aumentar el atractivo del edificio.