La Policía Municipal vigilará el acceso a Madrid Central con efectivos a pie de 8 a 23 horas y patrullajes preventivos

Fotos recursos de carteles de Madrid Central y de líneas naranjas de la nueva or
Eduardo Parra - Europa Press
Publicado 16/10/2018 16:09:36CET

MADRID, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Policía Municipal de Madrid vigilará el acceso a Madrid Central desde el 23 de noviembre con efectivos a pie de 8 a 23 horas en áreas de especial atención y con patrullajes preventivos y programados en atención a las especiales circunstancias de cada momento, ha informado este martes el delegado de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero, en la comisión del ramo a una pregunta del PP.

El despliegue se planificará zonificando la superficie del distrito Centro mediante la presencia permanente de agentes. Serán cuatro las zonas: Sector, con la Red de San Luis - Callao - Sol; Sector 2, Santo Domingo - Opera - Sol; Sector 3 Plaza Mayor - Jacinto Benavente - Sol y Sector 4 Alcalá - Plaza de Santa Ana - Sol.

De lunes a jueves habrá un despliegue de 51 agentes en el turno de mañana y 52 en el de tarde. El turno de mañana de los viernes se compondrá de 75 componentes y 78 de tarde. Sábado y domingo el turno de mañana estará integrado por 27 agentes, uno más que por la tarde.

Babero ha explicado que la vigilancia del acceso, tráfico y estacionamiento por la zona de bajas emisiones se realizará dentro de las competencias que le son propias al Cuerpo de Policía con el servicio ordinario de patrullas de sus unidades denunciando cuantas infracciones sean observadas, a partir de la entrada en vigor de la norma. Es por eso que la puesta en marcha de Madrid Central "no supondrá coste extraordinario alguno", ha argumentado.

HASTA QUE PASEN LAS NAVIDADES

El plan dará inicio coincidiendo con la apertura de Madrid Central el próximo 23 de noviembre. Este dispositivo especial por parte de la Policía se mantendrá en vigor hasta después de las fiestas navideñas. En las próximas semanas y durante ese periodo coincidirán la apertura de la Gran Vía tras la remodelación, la campaña de Navidad y el inicio de Madrid Central.

Esos tres elementos son la base del plan diseñado por Policía Municipal para que en el centro se den "las mejores condiciones de seguridad ciudadana y convivencia" y "garantizar el disfrute del espacio público por parte de vecinos y visitantes". Esta "actitud vigilante" por parte del Ayuntamiento tratara de que convivan de forma armoniosa, sin entrar en confrontación, los derechos y deberes relacionados con movilidad, la convivencia y los comerciales "prestando especial atención a terrazas de veladores, cartelería o venta ambulante que puedan dificultar el tránsito peatonal".

Barbero ha defendido que "la prioridad es la salud y Madrid lleva una década incumpliendo los niveles de contaminación, que es nociva y causa miles de muertes prematuras. Para ello, se ha puesto en marcha el Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático, una de cuyas medidas es Madrid Central, que empezará el 23 de noviembre".

En cuanto al reparto de mercancías, las condiciones horarias son más amplias que las actualmente existentes en las APR, en función de la tecnología del vehículo, a fin de favorecer a los vehículos menos contaminantes. Además, para favorecer que los diversos operadores puedan tener una transición no traumática, se ha establecido un periodo transitorio entre la entrada en vigor de Madrid Central y el 31 de diciembre de 2019, donde se fijan unas condiciones menos exigentes a fin de dar margen para la adaptación y ajuste de las flotas.

Además, el acceso a Madrid Central está plenamente garantizado por un potente sistema de transporte público en el distrito Centro, BiciMad, las empresas de movilidad compartida, los taxis y una amplia oferta de aparcamiento rotacional, con 5.946 plazas, para vehículos privados siempre que dispongan de distintivo ambiental.

REDUCCIÓN DE LOS CONTAMINANTES

Barbero también ha echado mano de estudios, como el de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) con el Plan A, en el que apuntaba una reducción del 23 por ciento del NO2 en toda la ciudad y aún mayor en Centro. Hay estudios de tráfico que indican una reducción del 36 por ciento, con especial incidencia en el tráfico de paso, junto con una caída de las emisiones en Centro de un 40 por ciento.

Sobre el comercio y la hostelería, el delegado ha destacado que la mayor parte del tráfico es de paso y que la mayoría de las personas que van a Gran Vía y al Centro lo hacen en medios de transporte sostenibles, como el transporte público o andando. Según una encuesta, sólo el 5 por ciento de las personas que van a Gran Vía lo hace en coche. En todo el distrito, el porcentaje de desplazamientos en coche con destino Centro es el 10 por ciento.