El protocolo de Madrid que quiere el PP garantiza confidencialidad a la madre 'sin papeles' que quiere dar en adopción

Publicado 14/03/2019 13:07:09CET
PIXABAY - Archivo

El objetivo es asegurar a la madre que su renuncia no va a derivar en la apertura de un expediente de expulsión

MADRID, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

El protocolo de la Comunidad de Madrid que quiere aplicar el PP en una futura Ley de Apoyo a la Maternidad, si consigue llegar a La Moncloa tras las próximas elecciones del 28 de abril, contempla la confidencialidad y el anonimato de la madre que, estando en situación irregular, quiera dar a su hijo en adopción.

En concreto, se trata del Protocolo contra el Abandono de recién nacidos de la Comunidad de Madrid puesto en marcha en 2009 y, según han indicado fuentes populares, el objetivo del PP es implementar esta normativa a nivel nacional.

Según este protocolo, dirigido a personas en riesgo de exclusión social, la entrega del bebé no tiene consecuencias legales ni administrativas para la mujer. Es un proceso de carácter confidencial que evita su conocimiento en el entorno social y laboral de la mujer, dado que sus datos están sujetos a reserva.

Fuentes del Ejecutivo regional han aclarado a Europa Press que la renuncia de la madre al bebé es anónima y confidencial, es decir, que se garantiza a la mujer, que puede estar en situación irregular, que su decisión no suponga la consiguiente apertura de un expediente de expulsión. No obstante, también han aclarado que en ningún caso, la renuncia da derecho a la madre a obtener un permiso de residencia.

En el documento con las indicaciones para profesionales del ámbito hospitalario en casos de renuncia o abandono de bebés en las maternidades de la Comunidad de Madrid, al que ha tenido acceso Europa Press, se recoge que se trata de "un proceso de carácter confidencial que evita su conocimiento en el entorno social y laboral de la madre biológica".

"Sus datos están sujetos a reserva y sólo se recogen en la partida de nacimiento original y documentos del expediente de adopción", añade el escrito, donde se destaca que gracias a la adopción el "niño/a se integrará plenamente en una nueva familia, con los mismos efectos que la filiación biológica".

La Comunidad sí aclara que cuando un profesional se encuentre con que una mujer, antes o después del parto, manifieste que no desea o no puede afrontar la maternidad, "debe ser informada de que en caso de que sus dificultades sean de carácter temporal y tenga voluntad y disposición para hacerse cargo del hijo, existen recursos de apoyo social para que no se vea obligada a una renuncia contra su voluntad".

En caso de que su deseo sea no hacerse cargo del bebé, "puede manifestar su decisión de entregarlo en el mismo hospital, para que sea adoptado por otra familia". "La entrega del niño/a de este modo, en condiciones de seguridad y de legalidad, no tiene perjuicios legales o administrativos para la madre biológica", añaden en el documento interno de la Consejería de Políticas Sociales y Familia.

La adopción "extinguirá de manera definitiva el vínculo de filiación entre hijos biológicos y progenitores" y se extingue "de forma plena la patria potestad, así como todo parentesco entre el niño o niña y la anterior familia extensa", concreta.

CONFIDENCIALIDAD EN TODO EL PROCESO

El protocolo también recoge que la madre también puede manifestar "si desea que se contacte e informe de la situación del menor a su familia de origen y, si fuera de nacionalidad extranjera, a las autoridades consulares de su país".

"En todo caso, debe ser informada de la confidencialidad del proceso, ya que por respeto a su intimidad sus datos personales sólo constarán en los archivos de las entidades directamente implicadas (Maternidad, Comisión de Tutela del Menor, Registro Civil y Juzgado) y sometidos a la debida reserva", insisten sobre este asunto.

La Comunidad también le pide a la madre biológica un domicilio y un teléfono para que pueda ser informada "confidencialmente, en el lugar que ella indique, de que la entidad pública ha asumido la Tutela del Menor y la medida acordada".

Posteriormente, es "citada por el Juzgado o la Comisión de Tutela para cumplir el trámite de audiencia en el procedimiento de adopción". "Esta comparecencia tampoco tiene perjuicios posibles para la madre, sea cual sea su situación de residencia u otras", remarcan de nuevo en las indicaciones.

Por otro lado, en el protocolo de inscripción, tramitación y comunicación a la comisión de tutela del menor, se recoge que si la madre es extranjera, "cabe la posibilidad de que exprese el deseo de
que se contacte con su familia o sus autoridades consulares para que se hagan cargo del bebé". En este caso, señalan, "no debe firmarse el documento de renuncia sino advertirse a la Comisión de Tutela de esta solicitud".

Para leer más