Los socialistas madrileños se oponen a la nueva organización municipal diseñada por la dirección federal del PSOE

Actualizado 18/06/2008 22:15:33 CET

El plan concebido por Ferraz se dirige precisamente a ciudades como Madrid, donde la estructura del partido "se aleja de la realidad"

MADRID, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

La nueva estructura del PSOE para las grandes ciudades diseñada por el secretario de Organización, José Blanco, ha topado con el rechazo de los socialistas madrileños, que ven con recelo la creación de una nueva Comisión Ejecutiva Municipal y, ante todo, quieren mantener el peso de las agrupaciones de distrito, según consta en una enmienda del PSM la que ha tenido acceso Europa Press.

En el Congreso Federal de los días 4, 5 y 6 de julio, el PSM intentará enmendar la ponencia de organización que, en su redacción actual, prevé remplazar las actuales Coordinadoras Municipales por una nueva estructura liderada por una Comisión Ejecutiva Municipal que asuma la dirección política y un Comité Municipal que la controle.

Fuentes del PSM consultadas por Europa Press aseguran que la dirección federal del PSOE no ve con malos ojos la enmienda madrileña, que habla sólo de un "Comité Municipal", pero no de una Comisión Ejecutiva.

La ponencia federal prevé, en su redacción actual, que se mantengan las actuales agrupaciones locales y, en el caso de las grandes ciudades, las agrupaciones de distrito. Sin embargo, a la hora de definir sus funciones sólo habla de "aplicar los procedimientos de afiliación y las normas que regulan la tutela de los derechos y deberes de los afiliados", según el texto actual.

MANTENER LAS FUNCIONES DE LAS AGRUPACIONES

La enmienda del PSM, a la que ha tenido acceso Europa Press, reclama que, además, las agrupaciones mantengan su función de "asegurar el trabajo capilar" del partido, conserven "sus cometidos sociales, políticos, institucionales, orgánicos y de acción electoral", se coordinen con los grupos municipales socialistas en las Juntas de Distrito, designando los vocales que corresponden al Partido y elijan sus delegaciones al Comité Municipal de Madrid, al Comité Regional del PSM-PSOE y a los Congresos.

El PSM también quiere poner por escrito que las agrupaciones mantendrán su prerrogativa de proponer candidatos para la configuración de las listas electorales y acercarse a los ciudadanos "a través de nuevos proyectos de formación, difusión y debate"

Además, pide que se tengan en cuenta las características especiales de Madrid y propone como nueva estructura orgánica sólo un "Comité Municipal" que se encargue del trabajo político e institucional --bajo la dirección de la Ejecutiva Regional--, coordine la acción electoral, proponga el programa electoral para los comicios municipales y contacte con las entidades sociales, todo ello en coordinación con el grupo municipal socialista.

Fuentes del PSM admiten que la Coordinadora Municipal no funciona tan bien como debería pero no quieren que se quite funciones a las agrupaciones. Además, los socialistas madrileños que sea el Congreso regional quien defina con detalle las funciones de cada órgano, y que el Congreso Federal se limite a marcar las líneas generales.

EL PARTIDO, ALEJADO DE LA REALIDAD DE LAS CIUDADES

El nuevo diseño elaborado en Ferraz está pensado precisamente para ciudades como Madrid o Sevilla donde, según su diagnóstico, la estructura del partido "se aleja de la realidad de la ciudad", ya que no coincide con la administración municipal, ni cuentan con órganos encargados de la relación con el grupo municipal o elaborar propuestas en clave de ciudad.

Las agrupaciones de la ciudad de Madrid reconocen los problemas pero han reaccionado a la propuesta de la dirección federal. De hecho, el texto que el PSM defenderá en el Congreso Federal ha sido consensuado a partir de una enmienda que fue defendida por 20 de las 24 agrupaciones de la ciudad de Madrid, explicaron a Europa Press fuentes de la dirección del PSM. Esa enmienda advertía contra "cualquier veleidad con intenciones de establecer una alternativa a las agrupaciones locales".

La ponencia federal prevé que la Comisión Ejecutiva Municipal asuma todas las competencias políticas y orgánicas en el municipio: coordinación con el grupo municipal, coordinación de la campaña electoral, elaboración del programa electoral y de la propuesta de candidatura municipal, así como la interlocución del partido con las asociaciones o colectivos con base en la ciudad.

Este texto prevé mantener las agrupaciones --y relanzar su plan de modernización, que ha sido muy irregular--, incluso reforzar las agrupaciones de distrito, pero los socialistas madrileños temen que sea el primer paso para quitarles poder orgánico y que sea la Comisión Ejecutiva Municipal la que acumule todas las funciones.

No obstante, el PSM sí ha acogido favorablemente el plan de la Secretaría de Organización de crear la figura del coordinador de sección electoral, --habrá 35.600 en toda España-- que será el encargado de "sacar el partido a la calle" y hacer una campaña permanente pegada al ciudadano, también fuera de los periodos electorales.

Además, el PSM advierte que para que la nueva estructura funcione debe coordinarse con las Agrupaciones locales y, "sobre todo, con la Comisión Ejecutiva Regional del PSM-PSOE, máxima autoridad orgánica, política e institucional a nivel regional de todos los socialistas de Madrid" y que el partido destine recursos "proporcionales a la gran magnitud de la empresa de ganar las Elecciones de 2011".