Treinta inspectores inspeccionarán 389 locutorios de la capital en julio y agosto para detectar posibles irregularidades

Actualizado 06/07/2008 17:06:14 CET

En la campaña anterior se revisaron 300 establecimientos y se levantó acta en 114 casos

MADRID, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

Durante los meses de julio y agosto, el Ayuntamiento de Madrid va a realizar la Campaña de Inspección y Control de Locutorios Telefónicos, con el fin de comprobar el grado de cumplimiento por parte de este sector de la normativa que regula esta actividad comercial, informó hoy el Consistorio de la capital.

El objetivo de la campaña consiste en observar la evolución del sector después de la realización de otra campaña similar realizada en el año 2005, la cual arrojó un índice de irregularidades del 38 por ciento. En esta ocasión la realizarán 30 inspectores, técnicos de Calidad y Consumo del Ayuntamiento de Madrid, que van a inspeccionar 389 locutorios ubicados en la ciudad.

La normativa específica que regula esta actividad se plasma en el Decreto 11/1997, de 23 de enero, de Derechos de los Consumidores y Usuarios en la explotación de equipos terminales excluidos de servicio telefónico básico. También es de aplicación la Ley 11/1998, de 9 de julio, de Protección de los Consumidores en la Comunidad de Madrid y el Decreto 152/2001 que la desarrolla.

NORMAS A CUMPLIR

En las inspecciones se controlarán diferentes aspectos, como que los locutorios expongan de forma visible el cartel de información al público en lugar próximo al terminal y que éste figure en castellano. En él deben figurar, además, información sobre las condiciones básicas del uso del servicio, el alcance de las comunicaciones -metropolitanas, provinciales, interprovinciales, internacionales- y el importe de la llamada mínima de cada una de las modalidades.

Estos establecimientos, además, deben cumplir la normativa general que se requiere a todos los establecimientos que prestan servicios a los consumidores. Así, los establecimientos deben disponer y exhibir la licencia municipal que ampara el ejercicio de la actividad, han de entregar al cliente los justificantes acreditativos de pago por los servicios recibidos y que éstos estén correctamente cumplimentados: numeración correlativa del justificante del servicio, nombre del prestador del servicio, identificación del carácter de la llamada --metropolitana, provincial, interprovincial, internacional--, número de impulsos o de minutos, la fecha y el importe total.

Además, los establecimientos deben respetar en general los derechos de los consumidores no exhibiéndose leyendas con cláusulas abusivas o que puedan inducirles a error o confusión y deben disponer de las preceptivas hojas de reclamaciones y las anuncien al público.

Según datos del Ayuntamiento, en la campaña anterior se inspeccionaron 300 establecimientos y se levantaron en 114 actas de inspección (el 38%). Entre las principales infracciones detectadas destaca que el 19,3 por ciento de los carteles no figuraba el alcance de las comunicaciones ni se indicaba el importe de las llamadas mínimas.

Además, el 18 por ciento de los locales no exponía ningún cartel en castellano con la información preceptiva que marca la normativa y el 19 por ciento de los establecimientos no tenía a disposición de los consumidores las hojas de reclamaciones. Igualmente, en el 18,5 por ciento de los documentos justificativos de los pagos efectuados por los servicios obtenidos no constaba la identificación del abonado o prestador del servicio.

Los inspectores también observaron También que el 16,7 por ciento de los locutorios no anunciaba mediante cartel ajustado al modelo oficial, la existencia de las hojas de reclamaciones, y que el 16,3 por ciento de los locutorios no exhibían en lugar visible al público la licencia urbanística municipal que ampara el ejercicio de la actividad.

Una vez finalizada la campaña, los técnicos evaluarán las actuaciones realizadas para conocer la situación del sector y también pondrán en marcha los expedientes sancionadores por las infracciones detectadas.